domingo 5/12/21

Cinco tramos de rampas mecánicas, de unos treinta metros de longitud cada uno, mejorarán la accesibilidad en la parte baja del paseo de Canalejas, en la zona del colegio Calasanz, entre las calle San Vicente de la Barquera y León Felipe, con un presupuesto que rondará los 2,5 millones de euros.

Así lo ha anunciado hoy en rueda de prensa el concejal de Fomento y Movilidad Sostenible de Santander, César Díaz, que ha recordado que la semana pasada el Ayuntamiento aprobó presentar este proyecto a la convocatoria de subvenciones del Gobierno de Cantabria para recursos peatonales accesibles, y opta a la ayuda máxima de 1.050.000 euros.

Díaz ha informado que el proyecto técnico de esta actuación, que tendrá un plazo de ejecución de 10 meses, se está finalizando, con lo que podría aprobarse "en las próximas semanas". Las obras se licitarían a comienzos de 2022 y arrancarían a mediados de año.

La obra se sitúa en la parte baja del paseo de Canalejas que comunica Puertochico con el Alto de Miranda, de un kilómetro de longitud con un desnivel de 50 metros. Durante el mismo hay pendientes de diferentes grados, la mayor de 17 metros, entre las calles San Vicente de la Barquera y León Felipe, con una longitud de 220 metros, que es donde se acometerá la actuación.

Esta zona coincide con el colegio Calasanz y es el tramo más transitado del paseo, que cuenta con aceras a ambos lados, una con aparcamientos en línea y otra en batería, y una calzada de subida "amplia".

Para salvar el desnivel se instalarán cinco rampas mecánicas, de unos 30 metros de longitud cada una, en la acera sur, donde el tramo es recto y presenta pocas afecciones ya que en el norte hay vados y accesos a urbanizaciones, ha explicado el concejal.

Estos pasillos mecánicos tendrán una anchura de un metro y una velocidad de subida de 0,5 metros por segundo, que se reducirá cuando no estén en uso.

La medida incluye mantener las dos aceras a cada lado del paseo, conservar el aparcamiento en línea de la derecha, dejando un pasillo de metro y medio de acera hasta la rampa; mientras que en la acera izquierda el aparcamiento pasará de estar en batería, como ahora, a en línea, con lo que se perderán 15 plazas.

En la zona hay 22 árboles, que se trasplantarán pero cuyo número se mantendrá tras la intervención. Así, siete de ellos continuarán y los otros 15 se ubicarán en diferentes lugares y serán sustituidos por otros tantos nuevos.

En el paseo hay pendientes diversas, y en la parte inicial, entre las calles Barcelona y León Felipe, la media está en el 10%, mientras que el resto presenta pendientes "mucho más llevaderas e incluso algunos tramos son horizontales".

El siguiente mayor repecho está entre la calle Nazarín y el barrio Camino, donde ya se intervino con motivo de la instalación de escaleras y rampas mecánicas en el Gurugú, ha recordado el edil.

Díaz ha puesto en valor este tipo de actuaciones de movilidad vertical, pues los 15 elementos mecánicos con que cuenta la ciudad han realizado 8,2 millones de transportes en 2019.

En relación a la movilidad sostenible, ha anunciado que este miércoles se celebrará la quinta reunión de la Mesa de Movilidad del Ayuntamiento, que se constituyó hace un año y que está analizando la segunda revisión del Plan de Movilidad Sostenible de la ciudad.

También ha avanzado que la Junta de Gobierno local aprobará hoy el proyecto de ordenanza que permitirá conceder ayudas de 350 euros a los vecinos que quieran adquirir bicicletas eléctricas.

Comentarios