jueves. 29.02.2024

El PSOE de Santander propone que el Ayuntamiento limite "al máximo" el lanzamiento de petardos, cohetes y otro material pirotécnico estas Navidades, permitiendo únicamente estos artefactos a las madrugadas de Navidad y Año Nuevo: entre las doce de la noche y las dos de la madrugada de los días 25 de diciembre y 1 de enero.

En una moción registrada este viernes, el portavoz socialista, Daniel Fernández, insta a la alcaldesa, Gema Igual (PP), a dictar un bando municipal que recuerde la normativa nacional y municipal, y que apele a limitar el lanzamiento a esos dos momentos concretos en aras de la protección de colectivos vulnerables, animales domésticos y salvajes, el medio ambiente y el entorno urbano.

El edil ha señalado que es "innegable" que los petardos y la pirotecnia "tienen un efecto nocivo, comportan graves riesgos y urgencias hospitalarias por quemaduras graves, accidentes oculares y traumatismos". Así, la moción subraya que el manejo pirotécnico puede originar quemaduras en la piel, heridas en los dedos (incluida la amputación de los mismos), manos o incluso lesiones acústicas (por el estruendo que generan) que van desde la pérdida transitoria de la agudeza auditiva hasta daño definitivo.

Además, el portavoz socialista recalca que los petardos son "especialmente molestos" para las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) e hipersensibles al ruido, ya que "provocan irritabilidad, nerviosismo, miedo o ansiedad, incluso la necesidad de huir y buscar un sitio tranquilo y seguro".

Del mismo modo, el PSOE indica que colegios de veterinarios de toda España y asociaciones en defensa del bienestar animal advierten de que los pequeños animales como perros, gatos, hurones y conejos necesitan ser tratados "con especial cuidado en estas fechas", porque "los ruidos fuertes pueden causarles dolor en los oídos y sensación de alarma", de manera que "con frecuencia algunos escapan del ruido, se desorientan y no vuelven nunca a sus hogares".

La moción subraya que ya existe normativa municipal, como la Ordenanza de Convivencia que prohíbe el lanzamiento de petardos sin autorización previa del Ayuntamiento, además de establecer ese comportamiento como una sanción grave. Sin embargo, Fernández lamenta que la normativa y el control están siendo "insuficientes" para reducir los impactos y daños a las personas y los animales y considera por eso que un bando municipal tiene "un carácter más solemne" y un "efecto disuasorio del lanzamiento de petardos y material pirotécnico".

El PSOE propone limitar el lanzamiento de petardos a las madrugadas de Navidad y Año Nuevo
Comentarios