jueves. 01.12.2022
SANTANDER

El PRC denuncia incumplimiento por parte de la empresa encargada de la recogida de basuras

Los regionalistas han señalado que, a pesar de que hace año y medio la Junta de Gobierno Local adjudicó la renovación del 90% de los contenedores soterrados de Santander por un importe de 1.970.000 euros, "a día de hoy la mayoría no funcionan".

El portavoz del PRC en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes-Pila
El portavoz del PRC en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes-Pila

El grupo municipal regionalista en el Ayuntamiento de Santander ha pedido conocer el resultado de la auditoria adjudicada a inicios de año a una empresa externa, por parte de la Concejalía de Medio Ambiente, para conocer el estado de los contenedores soterrados repartidos por la ciudad y "cuál es el fallo" que presentan.

Transcurrido este tiempo, los regionalistas denuncian que "desconocen" el contenido de dicha auditoria, pese a que el pasado mes de junio la titular del área anunciara que "en breve" dispondrían de los resultados. El PRC ha señalado que, a pesar de que hace año y medio la Junta de Gobierno Local adjudicó a Arrizabal Elkartea SL la renovación del 90% de los contenedores soterrados de Santander, por un importe de 1.970.000 euros, "a día de hoy la mayoría no funcionan".

Así lo apuntó ya el partido el pasado mes de marzo, tras conocer el contenido de un informe solicitado al departamento de Medio Ambiente, alertando de que "casi el 40%" de los contenedores soterrados de la ciudad no estaba por entonces en funcionamiento, es decir, cuatro de cada diez, poniendo de manifiesto los "evidentes incumplimientos" por parte de la empresa encargada de la recogida de basuras y limpieza viaria.

Los regionalistas han recordado igualmente que, a la espera de dicha auditoria, la alcaldesa Gema Igual decidió "precintar" los contenedores soterrados, una medida que el PRC calificó de "chapucera". Para el PRC, este "mal estado" de los contenedores "se ha desencadenado a partir de la falta de mantenimiento" que acumulan desde hace años y de la "desidia" en la gestión del equipo de gobierno PP-Cs, ya que "no hay una zona concreta de la capital cántabra donde este problema sea más evidente que en otras, sino que se trata de un mal generalizado".