jueves 2/12/21

El Partido Regionalista de Cantabria en el Ayuntamiento de Santander ha pedido que la Dirección General de Medio Ambiente fiscalice el servicio de basuras para así "controlar" de manera "exhaustiva y pública" el servicio "más esencial" de la ciudad, ya que hasta ahora dicha labor está externalizada en Apia XXI. Además, los regionalistas también han exigido que se lleve a cabo una comisión "especial y permanente", donde tenga cabida también el comité de empresa, en la que, de forma semanal y hasta que el servicio deje de encontrarse en "estado de emergencia", se dé cuenta del control y grado de cumplimento del pliego y de los partes de trabajo, durante el tiempo que dure la emergencia de dicho contrato con la nueva adjudicataria, Cespa.

Las propuestas han sido presentadas este viernes en rueda de prensa por el portavoz del PRC en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes-Pila, que las someterá al Pleno municipal del día 25. Los regionalistas entienden que una solución "inmediata" pasa por que se cumplan "estrictamente" los pliegos del contrato y para ello debe haber una vigilancia "permanente", que controle y evalúe desde el propio Consistorio, a través de la Dirección General de Medio Ambiente, que este nuevo escenario no conlleve sobrecostes, "que ya es lo que nos faltaba, que encima nos costase más", después de que la alcaldesa, Gema Igual (PP), anunciara la necesidad de comprar contenedores y alquilar maquinaria.

Fuentes-Pila ha señalado que desde el partido han esperado "un tiempo prudencial" para ver los "mínimos" y "comprobar" las declaraciones de alcaldesa en las que aseguró que en el servicio de basuras estaba "todo controlado". "Son palabras tranquilizantes, pero no ciertas", ha dicho. El edil ha subrayado que se ha recorrido la ciudad "barrio a barrio" y que ha encontrado "basura y suciedad" en cada uno de ellos. Al respecto ha dicho que "no sé si estamos esperando a que salte la alerta cuando veamos esta situación en el Paseo de Pereda. Entonces igual hay que ponerse a temblar", ha añadido.

El regionalista ha denunciado que la basura en la ciudad es algo "evidente y que no se puede negar", porque el servicio no está "ni adecuado, ni asegurado", lo que supone una "literal vergüenza". "Amanecemos cada día rodeados de basura y auténtica mierda en las calles", ha dicho. Asimismo, ha puesto en valor que los trabajadores, "con este marco de incertidumbre" pues "desconocen" si van a ser subrogados en su totalidad a Cespa, han mantenido una posición de "respeto" con la ciudad cuando podrían haber hecho "otras muchas cosas".

También ha lamentado que el nombre de Santander se viene asociando a una "ciudad sucia" y que está situación "no tiene que tener cabida" en la capital de una comunidad autónoma. "Exigimos limpieza y claridad a los trabajadores", ha apostillado. Además, el regionalista también ha expresado su malestar ante la "opacidad y falta de transparencia" del equipo de Gobierno PP-Cs con la oposición en todo el proceso de traspaso del servicio entre la antigua y nueva adjudicataria, puesto que "es a través de los medios de comunicación la manera en la que nos desayunamos cualquier novedad al respecto".

Finalmente ha insistido en la "absoluta falta de voluntad política" del PP para que se cumpla el acuerdo mayoritario de crear una comisión de investigación. "El único circo y de tres pistas es el que ha montado la propia alcaldesa, donde lo único que está claro es que el tema de las basuras se le ha ido de las manos y de mientras la mierda nos engulle en las calles", ha concluido.

Comentarios