jueves. 29.02.2024

Las partes personadas en la causa judicial por el accidente mortal en la calle Castelar de Santander, en el que murió un joven motorista el pasado mes de febrero, han solicitado la apertura de juicio oral al juez instructor, en una audiencia preliminar que se ha celebrado este viernes.

Ante esta solicitud, el magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 deberá dictar un auto que se remitirá después a la Audiencia Provincial de Cantabria, que enjuiciará los hechos por el procedimiento del jurado popular.

Además, en la vista, la defensa del principal implicado en el siniestro, un conductor que se enfrenta a catorce años de cárcel que pide el fiscal, ha presentado un adelanto de un informe pericial que aportará cuando se celebre la vista oral, según han informado fuentes jurídicas.

El ministerio público solicita catorce años de prisión al principal encausado, autor material del atropello al chico de 19 años, por cuatro delitos: homicidio en concurso con conducción temeraria con manifiesto desprecio a la vida, a velocidad excesiva -superior en 60 kilómetros por hora en vía urbana- y bajo la influencia de drogas o sustancias estupefacientes.

Además de la pena privativa de libertad a este procesado, en el que concurre la agravante de reincidencia en el delito de conducción excesiva y que está en prisión provisional desde los hechos, la acusación fiscal también reclama la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante diez años, que supone la pérdida definitiva del permiso.

Y para el otro encausado, que quedó en libertad bajo fianza, la Fiscalía interesa cuatro años y medio de encarcelamiento por un delito de conducción temeraria en concurso con otro por circular a velocidad excesiva y uno más por hacerlo bajo la influencia de drogas o estupefacientes. Asimismo, pide su inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena y, también, la privación del derecho a conducir durante diez años, lo que igualmente conlleva la pérdida del carné.

La acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, entiende por su parte que este segundo automovilista fue cooperador necesario del homicidio y reclama para él una pena superior de prisión.

CASI EL DOBLE DE LA VELOCIDAD PERMITIDA

El accidente se produjo la noche del 3 de febrero cuando los dos implicados, B.B., de 26 años, y A.B. estaban realizando presuntamente una carrera por el centro de Santander, que finalizó en la calle Castelar con la colisión del vehículo conducido por el primero de ellos, un Audi-4, contra el ciclomotor en el que iba el joven Bret Elorza, que falleció en el acto.

El informe pericial de la Guardia Civil de Tráfico concluyó que en el momento del impacto B.B. circulaba a casi el doble de la velocidad permitida en esa vía, que es de 50 kilómetros por hora. Además, dio positivo en alcohol y drogas.

En el caso de A.B., el informe fijaba en 114 kilómetros hora la velocidad a la que conducía su vehículo, un Volkswagen Golf, antes de frenar de emergencia. También en su caso dio positivo en varias sustancias estupefacientes.

Los dos conductores ingresaron en prisión, aunque el segundo quedó en libertad bajo fianza posteriormente.

Piden la apertura de juicio oral por el accidente mortal de Castelar
Comentarios