domingo. 03.03.2024

La Policía Local de Santander detuvo este viernes a un hombre de 50 años que agredió a un agente tras instarle a que pagara la consumición y abandonara un establecimiento hostelero de la calle Lealtad, en el que estaba causando molestias y no quería pagar.

Ante la petición de los policías, reaccionó violentamente contra ellos, agrediendo a uno, por lo que fue detenido por un supuesto delito de atentado a agente de la autoridad.

Además, el sábado por la tarde se detuvo en el Paseo de General Dávila al conductor de un patinete eléctrico que dio positivo en alcoholemia tras ser interceptado por cometer una infracción, y contra el que constaban dos órdenes de búsqueda, detención y personación emitidas por juzgados de Santander.

Por otro lado, este lunes de madrugada se detuvo en la calle Guevara al conductor de un turismo por negarse repetidamente a realizar la prueba de alcoholemia, tras ser interceptado cuando circulaba muy lentamente y en zigzag, y seguidamente estacionar con dificultad en una zona de carga y descarga.

Fue detenido por dos supuestos delitos contra la seguridad vial, uno por negativa a someterse a la prueba de alcoholemia, y otro por presunta conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

INVESTIGADOS

Asimismo, entre el viernes y este lunes, la Policía Local ha instruido diligencias en calidad de investigados contra seis conductores por supuestos delitos contra la seguridad vial.

En uno de los casos, a un menor de 17 años que conducía el viernes una motocicleta con la ITV caducada y por carecer del permiso de conducir preceptivo. También se instruyeron diligencias contra el titular del vehículo, que se lo había prestado.

Y el sábado de madrugada, al conductor de un turismo que intentó darse a la fuga al detectar un control en la calle Santa Lucía, siendo interceptado tras una breve persecución, y por superar en más del doble la tasa permitida de alcohol.

También la madrugada del domingo se instruyeron diligencias contra el conductor de otro turismo que superó en más del triple la tasa de alcoholemia tras ser interceptado en la calle Emilio Díaz Caneja circulando con las luces de avería y a una velocidad anormalmente reducida.

Ese mismo día por la mañana también triplicó la tasa de alcohol permitida el conductor de un turismo que fue interceptado momentos antes tras recibirse una llamada en el 092 informando de que unos jóvenes que presentaban signos de haber bebido se disponían a coger un vehículo en la calle Gamazo.

Y por la noche, el conductor de un ciclomotor superó en más del doble la tasa de alcohol traes caerse del vehículo en la Avenida del Deporte, no siendo necesario su traslado a centro hospitalario.

Por último, este lunes por la mañana se interceptó en el Paseo Canalejas al conductor de un turismo por no tener ni permiso de conducir ni el seguro obligatorio del coche.

Se niega a pagar una consumición en un local de Santander, molesta a los clientes y...
Comentarios