sábado 4/12/21

El Ayuntamiento de Santander estudia y adoptará medidas en materia de vigilancia policial y limpieza viaria para frenar el aumento de la suciedad en las calles y otras molestias que, según algunos colectivos vecinales, viene dándose desde la reapertura del ocio nocturno.

Así lo ha garantizado este miércoles la alcaldesa de Santander, Gema Igual (PP), después de que la Asociación de Vecinos de Pombo, Cañadío y el Ensache haya manifestado su "indignación" por el estado de calles, aceras y portales los fines de semana tras la apertura del ocio nocturno, que, según este colectivo, aparecen llenas de colillas, vasos, mascarillas y todo "un bazar de porquería".

La alcaldesa ha explicado que el Ayuntamiento "no va a decirles que cierren" (a los locales), sino que actuará en los ámbitos que tiene para atajar la situación: el de la vigilancia policial y la limpieza viaria, intensificándola o ajustando horarios. Igual ha realizado estas declaraciones, a preguntas de los medios de comunicación, tras mantener una reunión con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), un encuentro en el que también ha participado el primer teniente de alcalde de Santander y concejal de Fomento, Vivienda y Movilidad Sostenible, César Díaz.

También la alcaldesa ha sido cuestionada por cambios respecto a las terrazas tras la supresión de las restricciones de aforo en la hostelería. Igual ha recordado que a partir del 31 de octubre quedarán suprimidas las cuatro zonas de terrazas que se habilitaron en Santander a raíz de la limitación de aforos en el interior de los locales por el Covid, en las calles Zorrilla, Río de la Pila, Daoiz y Velarde y Carmen-Sol, y que suponían cortes del tráfico.

Ahora estos cortes no se van a producir ya que no hay restricciones de aforos ni en el interior ni en el exterior de los locales de hostelería. Pese a todo, Igual ha señalado que aún hay gente que tiene "respeto" en entrar en interiores y cree que habrá que ver cómo evoluciona la pandemia y el comportamiento de los clientes. En lo que por parte del Ayuntamiento no habrá cambios será en lo que tiene que ver con la capacidad de las terrazas autorizadas a los locales de hostelería.

El concejal César Díaz ha aclarado que, en Santander, "no hay ninguna excepcionalidad en cuanto a la autorización de terrazas como consecuencia de la pandemia". "Todas las terrazas que están autorizadas, están concedidas de acuerdo con la ordenanza que está en vigor", ha aclarado el edil, que ha explicado que, por tanto, será cada hostelero, y no el Consistorio, el que tendrá que decidir, en función de sus circunstancias particulares, si aprovecha o no la autorización o lleva a cabo ajustes en ellas tras el fin de las restricciones.

Comentarios