lunes. 26.02.2024

La clase práctica taurina denunciada por la Fundación Franz Weber como un evento de maltrato animal ejecutado por varias personas menores de edad ha cosechado un rotundo fracaso de asistencia en la plaza de toros de Santander. 

Las imágenes divulgadas por los contados aficionados a la tauromaquia en redes sociales evidencian un coso vacío para visualizar como varios chavales torturaban hasta la muerte a las reses, también de corta edad. 

Los naturalistas advierten que en estas "clases prácticas" menores desde 14 años pueden emplear todas las herramientas de los novilleros y toreros para ejecutar a los animales, exponiéndose a cualquier riesgo de lesión, e incluso fallecimiento, durante la actividad que se presupone formativa. 

Estas actividades son habituales dentro de las escuelas taurinas, donde también se organizan tentaderos a puerta cerrada, de los que conocer el estado de los animales y los alumnos es prácticamente imposible. 

Así, FFW ha lamentado el apoyo explícito del Ayuntamiento de Santander y del Gobierno de Cantabria a una actividad no solo minoritaria entre estos grupos poblacionales, también como forma de ocio de un porcentaje ínfimo de la ciudadanía de la comunidad. 

Además los naturalistas se congratulan del fracaso rotundo de la llamada a asistir realizado por la ultraderecha, que señaló a la ONG internacional con el habitual discurso del "globalismo" y los "lobbies", cuando sus relaciones están marcadas por el compadreo con empresarios taurinos, toreros y demás elementos de este entramado regado de subvenciones públicas. 

La nula asistencia ha mostrado que este grupúsculo es incapaz de movilizar a las santanderinas y santanderinos para que aplaudan la crueldad hacia los animales. 

Fracaso rotundo de la tauromaquia en Santander
Comentarios