sábado. 25.06.2022

El paseo de Canalejas luce ya nuevo firme, totalmente renovado, tras concluir los trabajos de asfaltado que se han venido desarrollando en esta zona a lo largo de las dos últimas semanas. La mejora de este vial forma parte de un plan de asfaltados del Ayuntamiento de Santander que contempla una inversión global de más de 1,4 millones de euros para la mejora de casi 40 calles de la ciudad.

Según ha explicado en un comunicado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, con estos trabajos se consigue mantener los viales en condiciones óptimas para la circulación, mejorando al tiempo la seguridad vial. Este plan de asfaltados, que cuenta con una subvención del Gobierno de Cantabria dentro de la convocatoria para municipios realizada a través del Decreto 50/2017, de 20 de julio de 2017, abarca actuaciones tanto en el centro urbano como en áreas de la periferia Hasta la fecha se ha actuado en las calles Augusto González Linares, Honduras, La Peseta, la avenida de Nueva Montaña, la avenida de Los Infantes, las calles Santa Teresa, Francisco Palazuelos, Prado San Roque y María Cristina, Tetuán y Barrio Camino, y Canalejas.

Entre los próximos puntos en los que se prevé intervenir se encuentran viales utilizados a diario por numerosos conductores, como la calle Castilla, las glorietas de Puertochico y Galicia (calle Alcalde Vega Lamera), o la calle Alta, donde se asfaltará el tramo que va desde el cruce con Isaac Peral hasta la glorieta de Cuatro Caminos.  Otros viales que se mejorarán con este plan son el barrio El Castro (en el polígono del Campón), y las calles Atilano Rodríguez, Argentina, Montevideo, Habana, Alcázar de Toledo, Vargas, Marqués del Arco y Obispo Sánchez de Castro, Rualasal, San José, Sevilla, Guevara, Ataúlfo Argenta, Gándara, Pancho Cossío, Barcelona y Virgen del Camino.

Las obras se inician en todos los casos con la demolición y reposición del firme en las zonas deterioradas e incluyen también el fresado, levantamiento y nivelación de las tapas de arquetas y registros, y ejecución de los cruces de calzada necesarios para los servicios afectados (alumbrado, semáforos). Asimismo, se procede al bacheo, reperfilado y refuerzo de la calzada en las zonas necesarias y se termina con la extensión de una capa de rodadura de 5 centímetros de espesor.

Además, en los puntos en los que es necesario, se realizan mejoras del drenaje superficial y también está previsto mejorar algunos tramos de acera, así como la instalación de nuevos hidrantes y bandas reductoras de velocidad.
 

Comentarios