sábado. 13.04.2024

La diferencia entre la zona más exclusiva y la más modesta de Santander se situó en 4.015 euros en 2022, según un estudio publicado este lunes por la sociedad de valoración independiente Tecnitasa.

En concreto, en la zona del Sardinero, el precio del metro cuadrado se situó en 2022 en 5.115 euros, lo que situó a la capital cántabra entre las ciudades más caras de España. En la zona más modesta de Santander, en la cuesta del Hospital o entornos de la calle Limón y San Pedro, el precio del metro cuadrado rondó los 1.100 euros. De este modo, la diferencia entre la zona más exclusiva y la más modesta de Santander se situó en 4.015 euros.

En España, los precios máximos y mínimos de la vivienda en las principales ciudades españolas aumentaron un 4% en las principales ciudades españolas en 2022.

El informe señala que los precios de la vivienda más caros se encuentran en la calle Serrano, en Madrid, donde se llega a los 11.400 euros por metro cuadrado, con una subida del 1,33% en comparación con 2021, seguida del Paseo de Gracia, en Barcelona, donde el precio del metro cuadrado se ha encarecido un 3,5%, hasta rozar los 10.000 euros.

La tercera ciudad más cara de España para comprar una vivienda en San Sebastián, donde en zonas como la Avenida de la Libertad, Plaza de Guipúzcoa o la calle Hernani el precio del metro cuadrado se situó en 2022 en los 8.040 euros, un 3,75% más caro que el año anterior.

Aunque Tecnitasa constata una tendencia al alta en los precios de la vivienda, el estudio difundido este lunes también refleja caídas en algunas zonas de España, como Talavera de la Reina (Toledo), donde el metro cuadrado oscila entre los 1.700 euros y los 350 euros, el precio más barato de todos los analizados, con caídas de entre el 2,85% y el 12,5%, respectivamente.

El director de Tecnitasa, Fernando García Marcos, recuerda que las expectativas del mercado inmobiliario para 2022 "las expectativas eran malas", aunque al cierre del año se ha demostrado que el sector "ha resistido bien".

Por su parte, el presidente de Tecnitasa, José María Basáñez, apunta que la oferta de obra nueva en 2023 seguirá siendo "escasa en comparación con la fuerte demanda que existe en el mercado" lo que hará que "se absorba rápidamente".

En cuanto a la vivienda de segunda mano, también se aprecia "una fuerte demanda" aunque se espera "un menor volumen de transacciones" debido a la subida de los tipos de interés.

 

Esta es la diferencia económica entre la zona más exclusiva y la más modesta de Santander
Comentarios