martes. 06.12.2022
TRIBUNALES

El juicio contra el acusado de asesinar y descuartizar a su pareja en Santander comienza la próxima semana

Se le acusa de los delitos de asesinato con agravante de alevosía, de aborto y de profanación de cadáveres.

Cordón policial en las inmediaciones de la zona de Santander donde la Policía encontró los restos de la mujer asesinada



FOTO: Juan Manuel Serrano Arce
Cordón policial en las inmediaciones de la zona de Santander donde la Policía encontró los restos de la mujer asesinada FOTO: Juan Manuel Serrano Arce

Un jurado popular juzgará desde el próximo lunes, 7 de noviembre, en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, al hombre acusado de asesinar y descuartizar a su pareja, embarazada de 16 semanas en agosto de 2020, momento en el que ambos se habían trasladado a Santander. Al hombre, con iniciales C.A.B.C., se le acusa de los delitos de asesinato con agravante de alevosía, de aborto y de profanación de cadáveres, a lo que se añade el agravante de parentesco en todas las infracciones penales. Por todo ello, el fiscal solicita una pena de cárcel de 33 años y cinco meses de prisión. Asimismo, había sido condenado por varios delitos de maltrato familiar contra su madre y su expareja entre los años 2015 y 2018.

Según indica el fiscal en su escrito de acusación, el acusado mantenía una relación sentimental estable con convivencia desde hacía un año con N.P.R.G., de 29 años, situando el domicilio familiar en Ciudad Real, donde la víctima se encontraba empadronada desde el 9 de julio. Tenía dos hijas menores de edad no convivientes y el control del referido embarazo se llevaba a cabo en el Hospital General Universitario de Ciudad Real. La pareja se trasladó a principios de agosto de 2020 a Santander, alquilando un estudio en esta ciudad para la semana del 9 al 16 de agosto, alquiler que fue prorrogado otra semana más por el acusado, con fecha de extinción 23 de agosto. Los gastos del contrato fueron sufragados por la madre del acusado.

Entre las 11.30 horas y las 15.00 horas del 20 de agosto, en la cocina de dicho inmueble, el hombre, de manera súbita y repentina y con ánimo de acabar con la vida de su pareja, aprovechando que se encontraba en el domicilio desprovista de cualquier elemento defensivo y ajena a cualquier tipo de sospecha sobre un posible ataque contra ella, la cogió por el cuello estrangulándola, colocando el cuello entre su brazo y antebrazo hasta ocasionarle la muerte.

La estrangulación antebraquial ocasionó en la víctima una anoxia encefálica que le produjo inmediatamente la muerte por asfixia con obstrucción total de la vía respiratoria, lo que llevó consigo la pérdida del feto de 16 semanas de gestación. Acto seguido, y tras colocar en el suelo de la cocina varias sábanas y un edredón, el hombre, con una piqueta de cortar carne de grandes dimensiones que días atrás había adquirido en un bazar, descuartizó milimétricamente con gran precisión en múltiples partes el cadáver de la mujer y lo metió en varias bolsas de basura.

A lo largo de la tarde de ese día, el acusado fue ideando la manera de deshacerse de los restos descuartizados. Y así, entre las 21.08 y las 23.10 horas de esa tarde-noche, valiéndose de un carrito de la compra, depositó las cuatro bolsas de basura en las que había introducido el cadáver descuartizado en una zona de matorral muy frondosa de relieve abrupto y muy difícil acceso conocida como el Parque del Agua, en concreto en el paseo de la Peña del Cuervo.

Los restos fueron encontrados en dicha zona el 17 de septiembre en el interior de las bolsas anudadas, habiendo estado desaparecida la víctima durante todo ese periodo de tiempo, desde que se denunció su desaparición en sede policial. El acusado fue detenido en Madrid el 29 de agosto de 2020, acordando el Juzgado de Violencia contra la Mujer número 3 de Madrid su prisión provisional comunicada y sin fianza. Posteriormente, el día 25 el Juzgado de Instrucción número 5 de Ciudad Real ratificó su prisión provisional.

El fiscal solicita, además de la pena de cárcel, que el acusado indemnice a hijas, padres y hermanos de la víctima con unos 406.000 euros; en concreto, 112.573 euros a cada una de las hijas menores de 14 años; 87.690 euros a sus padres; 24.883 euros a cada hermano menor de 30 años; y 18.662 euros a su hermano mayor de 30 años.

Comentarios