lunes. 20.03.2023

La Policía Nacional ha erradicado un "punto negro" de venta y distribución de cocaína, hachís y marihuana en la zona de Cazoña, en Santander, con la detención de dos jóvenes de 20 y 21 años como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas.

En la operación se han incautado 24 gramos en roca de cocaína y 45 dosis preparadas para la venta; 500 gramos de hachís y diversos cogollos de marihuana, así como 2.336 euros, siete armas blancas, tres móviles, dos tablets y múltiples útiles destinados a esta actividad.

Según han informado fuentes policiales, los agentes del Grupo de Estupefacientes encargados de la investigación, tenían conocimiento de que dos individuos podrían estar dedicándose a la venta y distribución de sustancias estupefacientes, concretamente cocaína y hachís, en el barrio de Cazoña.

Por ello, se estableció un dispositivo policial de vigilancia y seguimiento que pudo constatar la actividad ilícita de los sospechosos, quienes llevaban a cabo la venta al "menudeo" de este tipo de sustancias.

Los dos hombres tenían como área de actuación la zona de Cazoña, desarrollando la mayor parte de las transacciones de droga desde su propio domicilio y desde un trastero ubicado en el bajo del edificio, así como manteniendo encuentros esporádicos con terceros en diferentes puntos próximos de la ciudad.

Finalmente, el pasado 8 de marzo los policías del Grupo de Estupefacientes procedieron a la localización y detención de los dos sospechosos, uno de ellos con antecedentes, que fueron puestos a disposición judicial.

Según la policía, con esta operación, denominada 'Chaval', se ha logrado erradicar un "punto negro" de venta de drogas, poniendo así fin a la alarma social generada entre los vecinos de la zona de Cazoña.