sábado 29/1/22

El Ayuntamiento ha iniciado esta semana la rehabilitación del Museo de Arte de Santander (MAS), que cuenta con una inversión de 3.053.795 euros y un plazo de ejecución de 18 meses, y que, además de recuperar el edificio, optimizarán el uso expositivo de este espacio que alberga 5.500 obras artísticas.

Acompañada por los concejales de Fomento y Cultura, César Díaz y Javier Ceruti, respectivamente, la alcaldesa, Gema Igual, ha asistido al inicio de los trabajos, que estarán finalizados en verano del próximo año, y ha destacado que la actuación constituye "uno de los proyectos más importantes de la ciudad".

En este sentido, ha recordado que la actuación permitirá poner en valor un inmueble que forma parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad y que, junto a la rehabilitación de la Biblioteca de Menéndez Pelayo y la nueva Biblioteca Municipal, forma un "foco cultural de primer orden" en el barrio de La Florida, "que actualmente está en plena ebullición con estas tres obras".

Los trabajos tienen el objetivo de recuperar la obra de uno de los más destacados arquitectos regionales, Leonardo Rucabado; crear un museo con vocación de permanencia y "capaz de competir con los más avanzados y modernos"; y compaginar su actividad con equipamientos culturales de gran relevancia como el Centro Botín, el Espacio Pereda o la sede asociada al Reina Sofía. "Estamos muy ilusionados, porque la cultura es una gran oportunidad para la ciudad; el Santander Ciudad Cultural es un nicho de mercado que activa otros sectores económicos como el turístico, por lo que vamos a seguir potenciando las actuaciones en este ámbito también con la colaboración público-privada", ha subrayado.

La alcaldesa ha explicado que, con esta intervención, el edificio --que está declarado Bien de Interés Cultural (BIC)--, "recuperará su esplendor", mejorará su funcionalidad y se adaptará a la normativa actual respecto a seguridad estructural, de utilización y accesibilidad.

ACTUACIÓN

El Museo de Arte de Santander es un edificio de 2.156 metros cuadrados, que tiene una planta baja y tres plantas superiores, y que cuenta también con un total de catorce salas de exposiciones y una terraza de 24 metros cuadrados.

El concejal de Fomento ha recordado que los trabajos previos comenzaron la semana pasada y que, actualmente, se está procediendo a las demoliciones de tabiquerías, trasdosados, falsos techos, etcétera.

A continuación, se acometerán los trabajos de la estructura, tanto en cimentación como en vigas, forjados y pilares, que se reforzará para hacer frente a los usos del museo, y también se reconfigurará la cubierta. A partir de ahí, se desarrollarán los trabajos del reparto interior, para habilitar los distintos espacios propios del museo, así como todas las instalaciones que dotarán al edificio "del confort necesario para el uso previsto".

Díaz ha destacado asimismo la importante restauración de la fachada para, no solo acabar con las patologías propias del paso del tiempo, sino para recuperar también las figuras, relieves y las molduras del proyecto original, "que serán rehabilitadas y, si no es posible, se realizarán reproducciones exactas".

En este sentido, ha incidido en que estas obras van a "respetar y recuperar los valores arquitectónicos de este edificio BIC", por lo que se está trabajando con el máximo cuidado protegiendo aquellos elementos, como la escalera interior, que mantendrán su estado original.

Mientras, el concejal de Cultura ha subrayado que es un día alegre ya que "avanzamos en la recuperación del espacio natural del museo", y ha aprovechado para agradecer que en estos años "complicados" la Fundación de Caja Cantabria ha cedido espacios para almacenamiento y, junto a la Universidad de Cantabria, ha colaborado en proyectos expositivos con el Museo. "Lo han mantenido vivo", ha destacado.

Por otro lado, ha explicado que la Concejalía, a través de la Dirección de Cultura, ya está avanzando en el contenido museográfico del futuro MAS. "Hay que repensar el museo para que sea potente", a la altura de proyectos como el Centro Asociado Reina Sofía o el Espacio Pereda, "grandes proyectos arquitectónicos que en un plazo parecido van a estar funcionando en la ciudad".

El proyecto ha sido redactado por el Servicio de Arquitectura del Ayuntamiento de Santander, con el arquitecto Ramiro Amorrortu al frente, ha contado con la colaboración la arquitecta Emma Báscones, y la asistencia técnica externa del estudio Velarde Desarrollo de Proyectos.

El edificio en el que se ubica el MAS fue inaugurado en 1923 y ha tenido dos usos hasta el momento, en un primer lugar el escritor Marcelino Menéndez Pelayo la utilizó como biblioteca privada y luego pasó a ser la sede del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander.

A pesar del incendio que tuvo lugar en noviembre de 2017, el museo no ha cesado su actividad gracias al convenio de colaboración del Ayuntamiento con la Fundación Caja Cantabria, de tal forma que se siguen desarrollando exposiciones, conferencias, visitas guiadas y actividades culturales.

Comentarios