domingo 22/5/22

Los trabajadores de la empresa Ambuibérica, concesionaria del servicio de ambulancia del 061 de Cantabria, vienen denunciando desde el confinamiento la precaria situación en la que realizan su trabajo, arriesgándose a entrar en contacto con pacientes con COVID-19. Y ese riesgo, a pesar de existir unas medidas cautelares determinadas por la justicia, no solo continúa, sino que ha provocado que se haya registrado en los últimos días un nuevo positivo en un trabajador, obligando al confinamiento no solo de él, sino de otros seis.

Fue el pasado viernes cuando uno de estos técnicos empezó a sentirse mal. Tras realizarle una prueba PCR dio positivo, según publican varios medios. Los dos compañeros con los que había hecho su turno fueron retirados del servicio inmediatamente para mantener la cuarentena. A estos tres se suman otros cuatro trabajadores por riesgo de positivo. La situación ha llegado al punto de solicitar este lunes 3 de agosto a la Consejería de Sanidad que intervenga con urgencia el servicio de transporte sanitario ante las "deficiencias sanitarias de los trabajadores de Ambuibérica".

Durante el Estado de Alarma varios trabajadores dieron positivo

No es la primera vez que ocurre esto. Durante el Estado de Alarma varios trabajadores dieron positivo. Han sido numerosas las denuncias de sindicatos y técnicos por las condiciones en las que desarrollan su labor. Un juzgado obligó a Ambuibérica a cumplir una serie de medidas cautelares, entre las que están el suministro de EPI, contar con contenedores para la ropa contaminada en los centros de trabajo, limpieza de las ambulancias por empresas especializadas y realizar test a los trabajadores que hayan estado en contacto con pacientes y otros trabajadores con síntomas compatibles con el coronavirus. Sin embargo, y como han denunciado, siguen sin cumplirse la mayoría de ellas, como la desinfección de los vehículos por empresas especializadas.

Asimismo, se les ha obligado a volver a turnos de 8 horas desde mediados de julio, en lugar de los de 24 horas que sugería la Consejería de Sanidad. CCOO ya denunció lo que consideraba unos “turnos de castigo” y recordaba que el objetivo era precisamente evitar esas rotaciones cada 8 horas “con el objetivo de reducir el riesgo de contagio”, algo que ahora se ha producido en, al menos, un trabajador a la espera de los resultados que arrojen los test del resto de técnicos.

Comentarios