jueves. 30.06.2022

El Dexketoprofeno es uno de los fármacos más vencidos en España. Es habitual encontrarlo en muchos hogares ya que forma parte de manera generalizada en nuestra vida. Es un analgésico perteneciente al grupo de medicamentos denominados antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y se utiliza para tratar el dolor de intensidad leve o moderada, tal como dolor de tipo muscular o de las articulaciones, dolor menstrual (dismenorrea) o dolor dental. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, al tratarse de medicamentos, tienen unos efectos secundarios que debemos considerar.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) señala una serie de contraindicaciones y efectos adversos de acuerdo con su frecuencia y ante los que recomienda consultar con su médico o farmacéutico en caso de padecer alguno o incluso si se trata de posibles efectos adversos que no aparecen entre los mencionados.

Los efectos adversos más frecuentes son las náuseas y/o vómitos, dolor de estómago, diarrea y trastornos digestivos (dispepsia).

Las reacciones poco frecuentes incluyen sensación rotatoria (vértigo), mareos, somnolencia, trastornos del sueño, nerviosismo, dolor de cabeza, palpitaciones, sofocos, problemas de estómago, estreñimiento, sequedad de boca, flatulencia, erupción en la piel, fatiga, dolor, sensación febril y escalofríos y malestar general.

Los efectos raros son úlcera péptica, perforación de úlcera péptica o sangrado, desmayo, tensión arterial elevada, respiración lenta, retención de líquidos e hinchazón periférica, edema de laringe, pérdida de apetito, sensación anormal, erupción pruriginosa, acné, aumento de la sudoración, dolor lumbar, emisión frecuente de orina, alteraciones menstruales, alteraciones prostáticas, pruebas de función hepática anormales, daño de las células hepáticas e insuficiencia renal aguda.

Por último, también existen efectos secundarios muy raros como reacción anafiláctica, úlceras, dificultad en la respiración, taquicardia, tensión arterial baja, inflamación de páncreas, visión borrosa, zumbidos en los oídos o problemas de riñón.
 

Comentarios