domingo. 27.11.2022

La medida ha caído como un jarro de agua fría para la hostelería. Desde la medianoche de este viernes, 10 de diciembre, los establecimientos hosteleros como discotecas, salas de fiesta, pubs y cualquier otro local que tiene licencia de apertura de ocio nocturno tienen que cerrar a las 3:00 horas. Al menos todos los locales que están en los municipios en nivel 1 y 2. En total, 56, entre los que están Santander, Torrelavega, Camargo, Piélagos, Castro Urdiales, Astillero, Santa Cruz de Bezana, Laredo, Santoña o Noja.

La medida se incluye en la resolución publicada en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) del pasado 3 de diciembre, la misma que se presentó al Tribunal Superior de Justicia de Cantabria para su autorización, y que entró en vigor a las 0:00 horas de hoy viernes durante 40 días. El foco se había centrado en el pasaporte Covid, que sería necesario para acceder al interior de cualquier establecimiento en el que se sirva comida o bebida (es decir, no solo hostelería, también cines, pabellones deportivos…).

 

Sin embargo, en dicha resolución se incluía también una modificación del régimen de apertura al público de estos establecimientos de ocio nocturno. Además de establecer cómo debe realizarse el consumo en aquellos municipios en niveles 1 y 2, también establece que “el horario de cierre de estos establecimientos será como máximo a las 3:00 horas”, algo que se aplicará “cuando la actividad del establecimiento no se encuentre suspendida como consecuencia de la adopción de una medida sanitaria y se entiende sin perjuicio de la aplicación del horario máximo que tuvieran previamente autorizado mediante licencia en caso de que éste estableciese una hora de cierre anterior”.

A priori, esta medida ya es un duro golpe para un sector que ha sufrido las consecuencias de la pandemia de forma muy dura, permaneciendo cerrado y con fuertes medidas sanitarias durante más tiempo que otras actividades. Pero el problema añadido ahora son las fiestas navideñas y las tradicionales celebraciones de Nochevieja, que lógicamente suelen realizarse a partir de medianoche. Dado que la restricción está activa durante más de un mes, obligaría al ocio nocturno a permanecer abierto únicamente hasta las 3:00 horas esa noche tan señalada.

No es la única medida, aunque sí la que más polémica ha provocado, a tenor de los comentarios difundidos en redes sociales. Estos establecimientos, además, del cierre y el pasaporte Covid, deberán instalar medidores de CO2.

Además, en los municipios en nivel 1 el aforo se limita al 75% en el interior de los establecimientos, mientras que las terrazas al aire libre de estos establecimientos “podrán ocupar la totalidad de las mesas permitidas siempre asegurando la distancia entre sillas de las diferentes mesas de 1,5 metros. Las mesas tendrán un límite de 10 personas en interior y exterior”.

Respecto a los municipios que se encuentran en nivel 2, también deberán instalar medidores de CO2, pero en este caso el aforo máximo será del 50% en interiores. En cuanto a las terrazas, el aforo es del 100% siempre que se asegure la distancia entre sillas de las diferentes mesas de 1,5 metros, con un límite de 10 personas por mesa tanto en interior como en exterior.

Comentarios