martes 26/10/21
CORONAVIRUS

Los menores de 40 años recuperan mejor el olfato y el gusto tras el Covid

Los contagiados de Covid recuperan tienen más probabilidades de recuperar el olfato y el gusto
Los contagiados de Covid recuperan tienen más probabilidades de recuperar el olfato y el gusto

El sentido del olfato o del gusto se recupera en un plazo de seis meses para 4 de cada 5 supervivientes de COVID-19 que han perdido estos sentidos, y los menores de 40 años tienen más probabilidades de recuperarlos que los adultos mayores, según un estudio en curso de la Virginia Commonwealth University, publicado en el American Journal of Otolaryngology.

Los que tenían antecedentes de lesiones en la cabeza tenían menos probabilidades de recuperar el sentido del olfato

Entre los 798 participantes en la encuesta aun en marcha sobre la pérdida del olfato y el gusto por COVID-19 que habían dado positivo en la prueba de COVID-19 y habían informado de una pérdida de estos sentidos, los participantes menores de 40 años recuperaron el sentido del olfato en mayor medida que los mayores de 40 años.

El doctor Evan Reiter, director médico del Centro de Trastornos del Olfato y el Gusto del VCU Health y coinvestigador del estudio, subraya que los últimos datos muestran que 4 de cada 5 participantes, independientemente de la edad, recuperaron el olfato y el gusto en seis meses. "Con nuestra cohorte, vimos una tasa de recuperación de alrededor del 80% en un período de seis meses o más -explica Reiter, profesor y vicepresidente del Departamento de Otorrinolaringología - Cirugía de Cabeza y Cuello de la Facultad de Medicina de la VCU-. Sin embargo, el 20% sigue siendo mucha gente, teniendo en cuenta los millones de personas que se han visto afectadas por el COVID-19".

Los síntomas que experimentaron los supervivientes de la COVID-19 y las enfermedades preexistentes que padecían también ofrecieron información sobre su recuperación. Los que tenían antecedentes de lesiones en la cabeza tenían menos probabilidades de recuperar el sentido del olfato. La recuperación también fue menos probable para los que tuvieron dificultad para respirar durante la COVID-19. Sin embargo, los que tenían congestión nasal tenían una mayor probabilidad de recuperar el olfato.

"La mayor probabilidad de recuperar el olfato en los sujetos con congestión nasal es razonable simplemente porque se puede perder el sentido del olfato porque se está muy congestionado y los olores no pueden entrar en la nariz -explica Reiter-. Ciertamente, un subgrupo de esas personas congestionadas podría haber perdido el sentido del olfato simplemente porque estaban muy congestionadas, y no por un daño nervioso debido al virus, como en otros casos".

Según la Organización Mundial de la Salud, se han producido más de 230 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo. Si las estimaciones de la encuesta reflejan la población mundial, más de 20 millones de personas podrían tener una pérdida persistente del olfato o el gusto más de seis meses después de su diagnóstico de COVID-19.

La incapacidad de oler el humo fue el riesgo de seguridad más común, señalado por el 45% de los encuestados

Desde abril de 2020, cuando las noticias sobre la pérdida del olfato y el gusto como síntoma de la COVID-19 se difundieron, los investigadores de la VCU han estado trabajando para determinar cuánto tiempo podría durar la pérdida del olfato o el gusto relacionada con la COVID-19 para ayudar a identificar tratamientos u otras consideraciones para la salud de quienes han perdido estos sentidos. Hasta la fecha, casi 3.000 personas de todo Estados Unidos han participado en la encuesta, que realiza un seguimiento de los síntomas a lo largo del tiempo.

Los resultados de la encuesta anterior, publicada en abril, mostraron que el 43% de los participantes declararon sentirse deprimidos y que el 56% manifestó una disminución del disfrute de la vida en general al experimentar la pérdida del olfato o del gusto. La preocupación más común en cuanto a la calidad de vida fue la reducción del disfrute de la comida, con un 87% de los encuestados que indicaron que era un problema. La incapacidad de oler el humo fue el riesgo de seguridad más común, señalado por el 45% de los encuestados. La pérdida de apetito (55%) y la pérdida de peso involuntaria (37%) siguen planteando problemas a los pacientes, afirma Coelho.

"Cuanto más aprendamos de los afectados, mejor podremos aconsejar a sus proveedores de atención sanitaria e incluso a los propios individuos sobre cómo gestionar esos síntomas -afirma Coelho-. A través de este estudio, seguimos obteniendo una imagen más clara de los riesgos que el COVID-19 supone para la calidad de vida, la seguridad y la salud y el bienestar a largo plazo, al tiempo que buscamos respuestas sobre el tratamiento".

Para aquellos que buscan un respiro a la pérdida de olfato, el entrenamiento olfativo con aceites esenciales puede ayudar. "Sigo recomendándolo a mis pacientes. Es de bajo coste y bajo riesgo", sugiere Reiter. El Grupo de Trabajo Clínico sobre el Olfato, un grupo internacional de médicos con gran interés en la investigación del sentido del olfato, recomendó este método como opción a principios de este año. El grupo descubrió que el entrenamiento olfativo podría ayudar a fomentar la recuperación de los daños nerviosos.

"También diría que, potencialmente, puede hacer que las personas estén un poco más sintonizadas con el nivel de función que les queda, de modo que podría hacerlas más sensibles y más capaces de utilizar los sensores y neuronas restantes que están funcionando", añade Reiter.

Y para aquellos que puedan estar preocupados por la posibilidad de perder estos sentidos, Reiter advierte de que lo que se necesita es una dosis de prevención. "Lo que los CDC y la OMS han estado diciendo -vacunarse, usar una mascarilla, la higiene de las manos- todas las cosas aparentemente simples que están fácilmente disponibles son importantes -recuerda Reiter-. Para prevenir estas consecuencias a largo plazo, hay que minimizar las posibilidades de contraer la enfermedad en primer lugar, porque, una vez que aparece, no tenemos forma de influir en su curso o en su gravedad. La prevención vale más que mil libras de cura, en este caso, porque la cura no existe".

Sin embargo, se está trabajando en una solución. El desarrollo de Costanzo y Coelho de un dispositivo de implante para restaurar el sentido del olfato comenzó años antes de la pandemia. Los dos son optimistas y creen que, cuando esté en funcionamiento, podría ser una fuente de esperanza para los que tienen una pérdida de olfato duradera.

"El interés internacional que hemos observado en la búsqueda de soluciones para la pérdida del olfato, dado su impacto duradero en los pacientes, ha aumentado considerablemente durante esta pandemia -dice Costanzo-. Aunque esperamos que los síntomas de estas personas mejoren -y la mayoría lo hacen-, este dispositivo podría marcar la diferencia para aquellos cuyo sentido del olfato no vuelve". El dispositivo se comportaría de forma muy parecida a un implante coclear, que restablece la audición de las personas con pérdida auditiva.

Los equipos de la Facultad de Medicina de VCU se han dedicado a buscar opciones para quienes tienen síntomas persistentes de COVID-19, subraya el doctor Peter Buckley, decano de la Facultad de Medicina de VCU. Mientras que los proveedores del Centro de Trastornos del Olfato y el Gusto se centran en el olfato y el gusto, otros de la Clínica de COVID-19 prolongada de VCU Health se centran en los síntomas a largo plazo del corazón, el cerebro y los pulmones. El equipo del estudio espera centrar su atención a continuación en cómo las diferentes variantes de COVID-19, como la variante delta, afectan a la pérdida y recuperación del olfato y el gusto.

Comentarios