martes 25/1/22

Las redes sociales se han llenado de fotografías mostrando las mascarillas distribuidas por el Gobierno de Cantabria en los hogares cántabros, y las críticas se han convertido en tónica general. Su homologación y eficacia están en el punto de mira después de que cientos de personas cuestionaran –y lo siguen haciendo a medida que las reciben- su eficacia. “Ni se considera producto sanitario, ni EPI”, sostienen. “Papel higiénico”, “servilletas con un logo de Facebook y unos agujeros”, son algunas de las similitudes que se han hecho con este “material de protección” distribuido masivamente. 

Las redes arden, y los cántabros que ya poseen estas mascarillas en sus casas afirman que en ningún caso protegerán de ningún riesgo ya que el material “no se ajusta a la cara” y “quedan totalmente abiertas”. “En esta mierda ha gastado Revilla 150.000 euros”, "esto es gravísimo" se quejan en las redes los cántabros. Por su parte, el Presidente cántabro sostiene su eficacia, avalado por el informe de su empresa fabricante.

 

La importancia de las mascarillas es algo que Revilla viene reivindicando durante este estado de alarma, y así lo transmitía ayer después de la videoconferencia con Pedro Sánchez y los presidentes autonómicos: “Cuando el confinamiento acabe habrá que salir a la calle con mascarillas y hay un déficit enorme de ellas”. Sin embargo, disfrazar "servilletas" de mascarillas homologadas y eficaces contra el coronavirus no convence a los cántabros, que se preguntan cómo puede ser eficaz algo que no se ajusta a la nariz y deja entrar el aire por todos los lados.

 

Comentarios