miércoles 8/12/21

El sindicato CSIF ha denunciado "retrasos" en las vacunaciones contra el coronavirus de los empleados públicos de Cantabria, como policías locales, bomberos o profesores.

En un comunicado, CSIF ha afirmado que "muchos" integrantes de estos colectivos de trabajadores públicos se sienten "despreciados", "olvidados, inquietos, preocupados y abandonados" después de ver cómo "las autoridades se dieron mucha prisa" en anunciar que iban a ser vacunados sin que ello -dice el sindicato- se haya cumplido semanas y meses después.

"Aquellos a los que se dio tanto jabón cuando el confinamiento, aquellos que eran los héroes anónimos que los políticos alababan, se dan cuenta de que han sido abandonados a su suerte, olvidados por la ineficacia y por la desidia, quien sabe si por el egoísmo o la irresponsabilidad de los gobernantes", ha afirmado CSIF.

Como ejemplo de lo que denuncia, ha asegurado que hay policías locales de 59 años que no han sido vacunados y que, según ha indicado, "ven con asombro que amigos suyos de la misma edad, que no están en los llamados grupos de riesgo ya han sido vacunados en sus centros de salud, mientras que ellos se quedan fuera de esa vacuna, precisamente por ser policías" y estar ya supuestamente vacunados.

Los policías que recibieron la primera dosis de la vacuna en febrero o marzo ven que 13 semanas después "siguen sin saber nada de la segunda dosis"

Y ha indicado que los policías que recibieron la primera dosis de la vacuna en febrero o principios de marzo ven que 13 semanas después, cuando ya ha pasado el plazo establecido, "siguen sin saber nada de la segunda dosis". "Ya es suficiente", ha afirmado el sindicato. Y también ha denunciado que los docentes que fueron vacunados en marzo con AstraZeneca "se asoman a junio sin saber qué va a ser de ellos, sin fechas ni información, ni los mayores de 60 ni los que tienen menos de esa edad".

"CSIF quiere dejar claro el abuso y la ineficacia, y decir a la opinión pública que no se está respetando a los servidores públicos, que los responsables no saben, no quieren o no pueden resolver esta situación", ha apostillado el sindicato.

El sindicato considera que "es hora de terminar con este abuso, este desprecio y este desgobierno", de que "los políticos den hechos y no palabras" y de que "los trabajadores públicos sean, por fin, vacunados".

Comentarios