viernes. 01.03.2024

La Asociación para la Ayuda a las Mujeres con Cáncer de Mama de Cantabria (AMUCCAM), integrada junto con otras 47 Asociaciones en la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), ha pedido ampliar el cribado del cáncer de mama con mamografía en la comunidad a mujeres de entre 45 y 74 años -actualmente se sitúa entre los 50 y 69 años-, como recomienda el Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer.

Así lo ha reclamado su presidenta, Antonia Gimón, en el acto celebrado este jueves en el Parlamento por el Día Internacional del Cáncer de Mama, que se conmemora este 19 de octubre, que cree que existe un "amplio consenso" al respecto.

Según ha defendido, este acuerdo debe adoptarse en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, para que no haya "inequidad" entre las comunidades autónomas y que los cribados con mamografía a todas las mujeres empiecen a los 45 y terminen a los 74 "vivan donde vivan". "Lo importante sería que empezasen todas a la vez", ha dicho.

En el acto, los representantes parlamentarios de los diferentes grupos han participado en la lectura de un manifiesto, donde han señalado que la mamografía sigue siendo el "mejor instrumento" para detectar un cáncer de mama y han defendido los programas de detección precoz gestionados por el sistema público de salud, con acceso gratuito. Han destacado que los programas de cribado poblacional reducen la morbilidad y la mortalidad prematuras del cáncer, ayudan a mejorar la supervivencia y son eficaces cuando la población objetivo se determina de forma adecuada y los niveles de participación son elevados.

Asimismo, han trasladado la necesidad de sensibilizar y lograr que las mujeres reciban "los mejores" diagnósticos y tratamientos efectivos del Sistema Nacional de Salud, y que la enfermedad del cáncer de mama sea abordada como una "prioridad". Según han apuntado, el cáncer debe ser abordado con una atención "integral" y criterio "multidisciplinar", combinando la prevención, la detección precoz, la respuesta asistencial, la investigación y la innovación.

Así, han defendido una cartera de servicios "común" para todas las administraciones sanitarias y que todas las mujeres se enfrenten al cáncer desde "la equidad", tanto en el diagnóstico como en los tratamientos, en "las mismas condiciones", lo que exige "corregir desigualdades territoriales" en las inversiones, las estratégicas; superar insuficiencias en recursos humanos y coordinar las políticas sanitarias de las comunidades autónomas. Han añadido que es previsible que en los próximos años aumente el número de casos de cáncer de mama y mejore la tasa de supervivencia a cinco años de ese cáncer, que hoy es superior al 85%, si bien lo preocupante es que en el 6% de los diagnósticos ya hay metástasis y que el 20%-30% de las pacientes desarrollará un cáncer de mama metastásico.

Dadas las "dificultades" de superar esta metástasis, ven urgente avanzar en la investigación para mejorar la supervivencia y calidad de vida de estas pacientes que necesitan una particular atención y un personal especializado.

Por ello, han apoyado la propuesta de la industria farmacéutica española de mejorar el acceso del paciente a los medicamentos innovadores, para lo que hay que reforzar la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios y agilizar los procedimientos que intervienen para el acceso a un nuevo medicamento.

Finalmente, han valorado la salud como un sector estratégico de la economía y consideran "muy relevante" el PERTE (Proyecto Estratégico para la Recuperación u Transformación Económica) para la Salud de Vanguardia, que prevé inversiones en un periodo breve de tiempo.

Piden ampliar el cribado del cáncer de mama con mamografía a mujeres entre 45 y 74 años
Comentarios