domingo. 21.04.2024

La Comisión Técnica de Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de Cantabria ha incoado el procedimiento para ampliar el espacio de la cueva y museo de Altamira declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) a toda la zona arqueológica de su entorno.

Con esta extensión se pretende proteger las cuevas y yacimientos que se investigan en los alrededores del principal de Altamira y que todas las actuaciones que se vayan a acometer en la zona requieran de una autorización y un informe previo de los técnicos para garantizar que no generan impactos negativos en el paisaje.

Así lo ha dado a conocer este jueves el vicepresidente cántabro y consejero de Cultura, Pablo Zuloaga, tras reunirse esta mañana la Comisión Técnica de Patrimonio Arqueológico que ha dado el paso de iniciar el expediente para declarar todo el 'territorio Altamira' como BIC con la categoría de zona arqueológica.

Como ha explicado, la incoación del expediente hace ya efectiva la protección de este terreno, pues mientras se tramita la declaración de BIC ésta entra ya en vigor.

Para realizar este trámite se requiere la colaboración de varias administraciones: el Gobierno central, ya que la cueva y el museo de Altamira -que ocupan una superficie de 170.000 metros cuadrados- son propiedad del Estado y los gestiona el Ministerio de Cultura; el Gobierno de Cantabria, a través de la Dirección General de Patrimonio; y los ayuntamientos de Santillana del Mar y Reocín, en los que se despliega la cueva.

Zuloaga ha señalado que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del Ayuntamiento de Santillana recoge las zonas protegidas de este conjunto, pero el de Reocín "no ha tramitado" su Plan y por tanto no tiene esas zonas delimitadas en su ordenamiento.

Por eso es "vital" la declaración de este espacio como BIC para garantizar su "protección y debida conservación" obligando a solicitar autorización para llevar a cabo cualquier intervención, ha defendido el vicepresidente en la rueda de prensa que ha ofrecido para dar a conocer los acuerdos del Consejo de Gobierno celebrado también esta mañana, alegando que sus valores arqueológicos, patrimoniales, naturales o geológicos son "incuestionables".

La cueva de Altamira se localiza a 159 metros sobre el nivel del mar y ocupa la parte más superficial de la zona del karst de Santillana del Mar, municipio en el que se sitúa la boca de la cavidad, que mide 290 metros; mientras que el resto pertenece a Reocín.

En su entorno se han descubierto otros yacimientos como el llamado 'de los alrededores de Altamira', en el que se han encontrado industrias líticas de hasta 250.000 años de antigüedad, y cuevas como las de las estalactitas o La Castañera, que se pretenden proteger con la ampliación del BIC.

Patrimonio inicia los trámites para ampliar la protección de Altamira a los yacimientos...