lunes. 15.04.2024

El puerto de Comillas ha estrenado ya los nuevos pantalanes flotantes y rampas de acceso instalados para dotar de mayor seguridad a los propietarios de las embarcaciones, tanto recreativas como pesqueras, que "convivirán" en este espacio.

En concreto, se han colocado dos plataformas flotantes con sus correspondientes 'fingers', con capacidad para alojar a las 28 embarcaciones deportivas actualmente autorizadas. Esta obra se suma a la anterior ampliación del calado de la dársena -que finalizó en 2021-, actuaciones en las que el Gobierno ha invertido un millón de euros.

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla; la consejera de Obras Públicas, Jezabel Morán; la directora general de Puertos, Sandra García; y la alcaldesa de Comillas, María Teresa Noceda, entre otros, han inaugurado este viernes estas inversiones en un acto en el que han puesto en valor que se ha ejecutado un proyecto "consensuado" entre el Club Náutico y la Cofradía de Pescadores para dar cabida a ambos tipos de embarcaciones.

Revilla ha señalado que se ha realizado una inversión "pequeña" en el puerto de Comillas comparado con otros como los de Laredo o Santoña, pero ha destacado que ahora está "para enseñar" y que es "de película". "No hay nadie que venga a Comillas y no vea esta joya", ha dicho.

Ha recordado que cuando llegó al cargo de consejero de Obras Públicas en 1995 se enfrentó a un panorama "desolador" entre el estado de las carreteras, entonces "intransitables", y de los puertos, que también eran "un desastre".

Al hilo, ha puesto en valor las obras impulsadas por los exconsejeros de Obras Públicas: José Luis Gochicoa, tras su reciente dimisión por la presunta trama de corrupción en el Servicio de Carreteras, y su antecesor José María Mazón, ahora diputado nacional por el PRC, que ha estado presente en la inauguración dado que lideraba la Consejería cuando comenzó la renovación del puerto de Comillas en 2003.

Tras ensalzar que ambos "han transformado Cantabria", Revilla ha trasladado a la nueva consejera del área el reto de "dejar huella", como la que han ido dejando sus antecesores, primero él mismo y luego Mazón y Gochicoa, reiterando que este último "algún día volverá al Gobierno porque no podemos desperdiciar la capacidad de un hombre íntegro, competente como José Luis", que el presidente ha calificado como "honrado donde los haya y la cabeza pensante más importante de Cantabria."

Por su parte, Morán, a la que también ha tildado de "capaz, rigurosa, trabajadora y querida por todos", ha dicho también que los puertos "no son lo que eran" en 1995 y respecto al de Comillas ha ensalzado que se ha modernizado con inversiones que no solo influyen en el municipio sino en el desarrollo de toda la comunidad.

Además, ha mostrado su satisfacción por haber logrado un proyecto acordado entre las diferentes partes afectadas con el que "dejamos un puerto de convivencia, pero también de consenso". Unas obras que, según ha dicho, van a permitir a la flota pesquera "mantener un ritmo ascendente en las descargas" -ahora de unos 170.000 kilos al año- y, al mismo tiempo, garantizan la seguridad y la accesibilidad de las embarcaciones.

Finalmente, la alcaldesa ha celebrado este "gran día" en el que termina la transformación del puerto iniciada en 2003, cuando "estaba todo manga por hombro". Frente a ello, ahora es el puerto "más coqueto y romántico de todo el litoral Atlántico".

ACTUACIONES

Fruto de ese consenso, también alcanzado con el Ayuntamiento de Comillas, se ha modificado la distribución de la dársena (parte
pesquera y parte deportiva) y se ha diseñado un sistema de atraque al que se accede mediante rampas.

Además de disponer de servicios de agua, electricidad e iluminación y de puertas para controlar el acceso, están formados por estructuras de aluminio calidad marina, flotadores de polietileno y poliestireno y tarima tecnológica, material que mantiene la apariencia estética de la madera convencional, pero mejora sus prestaciones y durabilidad.

La configuración se ha realizado de manera que queda libre el lado en el que se ubican la lonja y la fábrica de hielo para facilitar la descarga de los barcos pesqueros y se ha dejado espacio suficiente frente a la dársena para permitir las maniobras de entrada, amarre y salida.

En paralelo, se ha cambiado la ubicación de las escalas de mano existentes, se han colocado otras nuevas para mejorar la accesibilidad en la zona pesqueras y se han instalado defensas para evitar los choques de las embarcaciones.

El cuando al aumento de calado, la dársena del puerto de Comillas tenía en 2019 una profundidad de 1,50 metros, insuficiente para garantizar la operatividad y seguridad de las embarcaciones, que frecuentemente se quedaban varadas en el fondo en situaciones de bajamar.

Para resolver esta situación, la Consejería de Obras Públicas lo ha incrementado en otros 1,50 metros, de forma que actualmente hay un calado medio asegurado de 3 metros, suficiente para todos los barcos.

En primer lugar, se colocó un dique de escollera y arcilla para bloquear la entrada de agua a la dársena y poder iniciar los trabajos de dragado, y seguidamente se retiraron los sedimentos y se excavó el fondo hasta alcanzar la cota prevista. Asimismo, ha sido necesario reforzar y recalzar los muelles sur y oeste y parcialmente los muelles este y norte, al objeto de adaptarlos al nuevo calado, al igual que la compuerta de acero que cierra la dársena en casos de fuertes temporales.

Finalmente, se recolocaron los elementos de amarre y fondeo, antes de proceder a la apertura del dique y a la inundación de nuevo la dársena.

 

 

Estrenados los nuevos pantalanes del puerto donde “convivirán” barcos pesqueros y...
Comentarios