martes. 16.04.2024

El Ayuntamiento de Polanco y la empresa constructora han decidido, de común acuerdo, la rescisión del contrato para la construcción del futuro centro social para la tercera edad, debido a un problema con el acristalamiento de las fachadas del edificio imputable a la firma que asesoró en la elección de los materiales.

De forma paralela a la rescisión, ya se ha iniciado la redacción de unos nuevos pliegos para poder licitar los trabajos que restan para la completa ejecución del proyecto del edificio, alrededor de un 40% de la obra, y el objetivo es que el proyecto esté finalizado este mismo año.

Así lo ha anunciado este jueves el Ayuntamiento en un comunicado, en el que ha explicado que el problema se ha detectado al ir a colocar el acristalamiento y comprobar que los materiales incluidos en el proyecto por indicación de la firma asesora no cumplían los requisitos de calidad y de grosor para un edificio que debe ser sostenible y eficiente energéticamente.

Esta errónea elección del acristalamiento incrementa el coste de la obra por encima del 20% del presupuesto y legalmente no cabe la posibilidad de realizar un modificado, de forma que solo es posible la rescisión del contrato, algo aceptado por la empresa constructora, ha señalado el Consistorio.

La alcaldesa, Rosa Díaz, ha informado a los portavoces de los grupos municipales de este acuerdo, que se toma tras diversas consultas con los servicios técnicos y jurídicos del Ayuntamiento, y también de negociaciones con la constructora y los directores de la obra, ha precisado.

De forma paralela a la rescisión, ya se ha iniciado la redacción de unos nuevos pliegos para poder licitar los trabajos que restan para la completa ejecución del proyecto del edificio, algo que se producirá cuando se incorpore el remanente de tesorería al presupuesto de este año.

Rosa Díaz ha indicado que el objetivo es que las obras, ejecutadas ya en más del 60%, se puedan reanudar lo antes posible y terminar este edificio de carácter multifuncional, que será capaz de acoger de forma cómoda distintas actividades lúdicas o sociales de la tercera edad "sin que unas interfieran con otras".

La alcaldesa ha recordado que este tipo de problemas no es nuevo en obras de gran envergadura en muchos ayuntamientos, y ya ocurrió algo similar durante el mandato del anterior regidor Julio Cabrero (PP) con la construcción de la cubierta del pabellón polideportivo y la piscina de Requejada, donde debido a un error en la elección de los materiales para la techumbre el coste final del proyecto se incrementó cerca de 400.000 euros.

Ha indicado que este tipo de errores "no gustan a nadie" pero no se puede acudir a un modificado, y la ley solo permite la rescisión del contrato y una nueva licitación, de ahí que se haya tomado "le mejor decisión" para que el proyecto se termine este mismo año.

La construcción del futuro centro social para la tercera edad se inició a finales de febrero del pasado año con un plazo de ejecución de 12 meses y un presupuesto de 331.000 euros, y si este problema con el acristalamiento no se hubiese producido la obra civil ya estaría concluida.

El edificio, cuyo uso principal será acoger todo tipo de actividades de dinamización protagonizadas o dirigidas a los mayores del municipio, dispondrá de dos alturas aprovechando la pendiente del terreno, además de una zona verde en el espacio sobrante.

Se levanta sobre una finca urbana de unos 1.000 metros cuadrados, ubicada en el centro de Polanco, un solar que fue cedido en 2018 al Ayuntamiento de forma gratuita por una vecina, María Isabel Miyar Leché, con el compromiso de que se destinase a dotaciones sociales para los habitantes del municipio.

El Ayuntamiento rescinde el contrato para la construcción del futuro centro social
Comentarios