viernes. 24.05.2024

El partido de ultraderecha Vox ha vuelto a negarse a condenar la violencia y los ataques a las sedes del PSOE que se ha visto en los últimos días. Y en el caso de Cantabria, dicha postura defendiendo actos violentos ha dado como resultado que el Parlamento autonómico no pueda realizar una declaración institucional condenando cualquier forma de violencia que se pueda producir contra las sedes de los partidos, ya que este tipo de pronunciamientos solo salen adelante si existe unanimidad entre los grupos.

El Grupo Socialista presentó ante la Junta de Portavoces una declaración para condenar los actos violentos de los últimos días frente a las sedes del PSOE durante las protestas contra la amnistía pactada con Junts para facilitar la investidura de Pedro Sánchez. Como no salía adelante, el PP propuso otro texto en el que se condenaba de forma genérica cualquier forma de violencia que se pueda producir contra las sedes de cualquier formación política.

Sin embargo, esta propuesta tampoco fue aceptada por Vox. En el texto, se hacía un llamamiento a la ciudadanía y a las fuerzas políticas para seguir la senda del respeto a las instituciones democráticas y de sus legítimos representantes en aras de la necesaria convivencia política. "Nuestra democracia defiende el derecho de manifestación, que es incompatible con actos violentos que vulneran la libertad de los españoles", rezaba la declaración, que no ha podido aprobarse.

Además, la Junta de Portavoces también ha rechazado crear la comisión parlamentaria que pedía el PSOE para estudiar el reciente informe del Defensor del Pueblo sobre los abusos de la Iglesia en Cantabria, aunque en este caso por el voto en contra de PP, PRC y Vox, que han defendido que existen otros órganos para analizar el asunto.

El secretario general del PSC-PSOE y portavoz parlamentario, Pablo Zuloaga, ha denunciado que "es inadmisible que la derecha tumbe la declaración institucional de condena de los actos sucedidos frente a las sedes del PSOE y de todos los partidos democráticos, así como la comisión parlamentaria".

"¿Hasta dónde vamos a llegar?", ha preguntado Zuloaga, que cree que "esto es solo el principio de una legislatura de acuerdos y pactos encubiertos para tirar por la borda las propuestas que el PSOE traiga esta Cámara para avanzar hacia una Cantabria de progreso".

Los socialistas, ha dicho en un comunicado, "no sabemos cuánto va a durar esta relación idílica entre la derecha y ultraderecha, pero lo que sí sabemos es que nosotros vamos a estar enfrente siempre para denunciar cualquier hecho o acción que le haga a Cantabria retroceder".

A su juicio, que "este Parlamento pase por alto o no condene de manera rotunda los actos vandálicos, las consignas franquistas, los gritos e insultos que estamos viendo en las calles de toda España, incluidas las de Cantabria, es vergonzoso y no representa a lo que piensa la mayoría social de esta tierra". Es "intolerable que no se condenen los ataques a medios de comunicación y periodistas que trabajan para cubrir estas situaciones, a la Policía Nacional o a la Corona Española", ha añadido.

También ve sorprendente "que se impida estudiar en profundidad" el informe del Defensor del Pueblo sobre los abusos de la Iglesia. "Nos hace pensar mal porque estamos hablando de acompañar a las víctimas y de comprometernos todos para que estos hechos deleznables no vuelvan a suceder nunca más". "Ambas situaciones son gravísimas. Esta inmoralidad de la derecha y ultraderecha nos demuestra que Cantabria está en las peores manos para los próximos cuatro años", ha destacado.

Por ello, ha dicho, "desde el Partido Socialista, el único partido de progreso de Cantabria, vamos a trabajar de forma muy insistente por una Cantabria en la que siga creciendo su economía, siga generando empleo como lo hace y proteja una sanidad, educación y dependencia de calidad para todas y todos por igual".

Vox se niega a condenar los ataques a las sedes del PSOE y tumba una declaración...
Comentarios