jueves. 29.02.2024

El consejero de Educación, Sergio Silva, ha matizado este martes que las "ayudas" para cursar Bachillerato en centros concertados serán para atender "situaciones singulares" y ha subrayado que en el Gobierno "no hay intención de concertar Bachillerato", ni de crear un sistema "generalizado" de becas, ni de alterar los equilibrios en el sistema educativo cántabro, que es "un buen sistema".

Silva ha convocado a los medios de comunicación para "matizar" la proposición no de ley pactada por PP y Vox y aprobada ayer en el Parlamento, para instar al Gobierno de Cantabria (PP) a articular becas y ayudas públicas para que alumnos de la concertada no tengan que irse a la pública para estudiar Bachillerato solo por "no contar con recursos económicos suficientes" para pagárselo en el mismo centro.

Tras asegurar que en la Consejería están a "resolver problemas" y "no tanto" a "debates ideológicos o de modelo", Silva ha reiterado en más de tres ocasiones que la intención del Ejecutivo no es concertar el Bachillerato y tampoco crear un sistema que, "de manera encubierta o soterrada, pueda alterar esos equilibrios o acercarse a lo que pueda ser una concertación del Bachillerato".

"No está en el ideario que haya un sistema de becas globalizado y generalizado para atender a la matrícula de los alumnos en centros concertados en Bachillerato, no es esa la intención", ha remarcado.

Y ha precisado que la "preocupación" de la Consejería es "atender a situaciones singulares, a situaciones concretas que se puedan dar..., pero no medidas generales que alteren ese equilibrio o lo pongan en riesgo".

En este sentido y en relación a la propuesta, ha explicado que su aprobación se traduce en realizar un "estudio exhaustivo" de la evolución de la enseñanza en Cantabria en los últimos años y en particular el Bachillerato con el fin de obtener datos que permitan "plantearnos escenarios".

"Pero a día de hoy no tenemos esos datos, no sabemos realmente si hay un problema; yo tengo la impresión que no lo hay", ha reconocido.

"Ahora tenemos un modelo equilibrado, donde existen conciertos de Bachillerato en tres centros por razones justificadas, y hablamos de eso: de resolver problemas concretos, no de desestabilizar los equilibrios existentes", ha insistido.

Al respecto, Silva cree que actualmente los centros públicos no podrían absorber toda la demanda de Bachillerato, y ha apuntado que, dependiendo de la zona geográfica, "las cosas son viables o no".

"En los entornos urbanos, quizás en Santander, si no hubiera conciertos como los que tenemos ahora en Bachillerato, quizás esas unidades no pudieran ser asumidas por los centros públicos. No lo sé a ciencia cierta, pero ese tipo de situaciones singulares explican que se puedan tomar decisiones singulares", ha indicado.

Se trataría de estudiar si se pueden atender "situaciones singulares, problemáticas, que a veces responden más a factores sociales", ha precisado el consejero, que no descarta que uno de los requisitos pudiera ser la continuidad educativa porque "objetivamente es algo bueno" pero, ha matizado, "no quiere decir que por ese criterio se esté pensando en hacer un sistema de becas para evitar eso".

"Es una cosa muy habitual en el sistema educativo, que los alumnos cambien de centro educativo porque cambian de tramo y eso no es algo malo, globalmente, sino que tenemos que tener la estabilidad en general, no solo para unos", ha declarado.

Sin embargo, según ha avanzado Silva, el Gobierno no contempla en los Presupuestos Generales de 2024 una partida para atender estas singularidades porque "no está en la hoja de ruta".

MATIZACIÓN AL PARLAMENTO

A preguntas de la prensa sobre si la postura de la Consejería contradice lo aprobado en el Parlamento, Silva ha opinado que "no" en el "plano concreto", porque la propuesta insta a recabar datos en función de los cuales "estudiar la situación". "Entiendo que no hay una contradicción, pero sí hay una matización de lo que se ha dicho", ha reconocido.

Con todo, el consejero ha reconocido que no sabe responder a si el PP hizo bien en apoyar la iniciativa de Vox o a si no era el momento de hacerlo.

"Creo que tenemos que centrarnos en lo que nos une", ha defendido, asegurando que "nos une más que lo que nos separa". "Creo que debemos centrarnos en esos consensos, en el espíritu del acuerdo del Consejo Escolar que aprobó el Parlamento", que no contempla "establecer medidas que puedan poner en riesgo esos equilibrios" sino cuestiones como reducir la ratio en Primaria, que se abordará en mesa sectorial a final de mes, o del desarrollo del modelo de FP.

"Puede parecer en términos generales que estoy contradiciendo lo que se ha dicho ayer; lo puedo llegar a entender, pero yo creo que es un matiz", ha reiterado.

En cuanto a la precipitación o no de la iniciativa sin disponer del estudio previo, el consejero ha observado que se trata de una PNL y no de un imperativo legal.

"No me presto tanto a 'es el momento o no es el momento'. Estoy en el debate de si eso nos conduce a tomar medidas singulares que mejoren las cosas, pues bienvenido sea".

Y sobre el cerca de un millar de alumnos que podría estar afectado por esta medida según dijo en el Pleno el diputado popular, Álvaro Aguirre, Silva ha dicho que él entendió que se refería a "población potencial", pues de los 8.000 estudiantes de Bachillerato de Cantabria, más de 900 estudian en concertados.

El sistema educativo cántabro "es un buen sistema, no hay intención de concertar...
Comentarios