domingo 24/10/21
EDUCACIÓN

Rajoy da marcha atrás y suspende los efectos académicos de las reválidas

La de ESO no tendrá efecto alguno para lograr el título, y la de Bachillerato será como la actual PAU con ciertas modificaciones.

Mariano Rajoy, durante el debate de investidura
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante el debate de investidura

Después de una jornada masiva de huelga en contra de la LOMCE y las reválidas de ESO y Bachillerato, el Gobierno da marcha atrás. Al menos en parte, porque el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no ha dado todo su brazo a torcer. Según ha anunciado durante su debate de investidura, mientras se logra acordar un pacto de Estado en Educación, el Ejecutivo suspenderá los efectos académicos de las reválidas en ESO y Bachillerato previstas por la Lomce y no se exigirán para obtener el título.

Esto, en la práctica, elimina el efecto más pernicioso de estas pruebas, pero las mantiene como tal. De este modo, la prueba de ESO, en caso de que se suspenda, no tendrá consecuencias, aunque es necesario realizarla.

La de Bachillerato también se modifica. Según lo explicado, el título se obtendrá una vez se superen todas las asignaturas de esta etapa educativa, es decir, igual que hasta ahora. Esta ‘reválida’ se convierte, por tanto, en una nueva versión de la Selectividad, adaptada a los nuevos sistemas, y que deberá aprobarse para poder acceder a la Universidad.

Esas nuevas valuaciones finales son obligatorias desde este curso para todos los alumnos que terminen ESO y Bachillerato, pero la propia Lomce dice que no tendrán efectos para obtener los títulos de estas etapas en esta primera ocasión, sino a partir del 2016-2017, es decir, dentro de 18 meses, aproximadamente, pues son pruebas que se realizarán en el mes de junio.

Rajoy, en su réplica al portavoz socialista, Antonio Hernando, ha instado al PSOE a abordar ese pacto de estado que, a su juicio, no debe consistir en derogar la Lomce ni en "en posturas maximalistas".

"Vamos a abordar la suspensión de los efectos académicos de las evaluaciones de finales de la ESO y del Bachillerato hasta que concluyamos el pacto por la educación" y "hasta ese momento la evaluación final del Bachillerato no será necesaria para adquirir el título y tendrá valor únicamente para acceder a la universidad".

Seis meses

En el discurso de investidura, Rajoy fijó en seis meses el plazo para que una subcomisión parlamentaria elabore un acuerdo consensuado con vistas a un pacto educativo, que también debe contar con la comunidad escolar. Añadió que, en el primer mes de gobierno, como acordó con Ciudadanos, propondrá al Congreso la creación de una subcomisión parlamentaria que permita la elaboración de un "acuerdo consensuado en el plazo de seis meses".

PSOE y Ciudadanos habían acordado el martes una propuesta conjunta para la constitución de una subcomisión parlamentaria que elaborara en seis meses un informe para un gran acuerdo educativo social y político y que permitiese la elaboración de una "nueva" ley de enseñanza, que "sustituya" a la Lomce.

Comentarios