miércoles 8/12/21

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se proclama vencedor de las elecciones generales del 28A, por su parte Luis Santos Clemente ha querido agradecer el esfuerzo de todo su equipo así como el de las juventudes y los militantes del partido. Además, no se ha querido olvidar de los votantes, que le han otorgado “de una gran responsabilidad para defender los intereses de Cantabria”. Clemente ha destacado que “caminando juntos por un mismo objetivo se consiguen los resultados que se han conseguido hoy”. El diputado socialista ha subrayado que apostaran por "la España del cambio, una España para todos, una España progresista”.

Luis Clemente reconoce que es momento de “celebrar lo que han conseguido hoy en las votaciones” sin embargo, no se ha querido olvidar de la próxima cita el 26 de mayo. En el acto de celebración del PSOE no podía faltar una de las personas referentes del partido en Cantabria Pablo Zuloaga, quien Clemente aboga por que sea “presidente de Cantabria”.

El candidato a la presidencia de la comunidad ha querido destacar el trabajo que han realizado sus compañeros para conseguir estos resultados. Pablo Zuloaga en su comparecencia ha resaltado que el PSOE ha sido “el líder con el que se ha chocado la ola de la derecha”. Zuloaga no se ha olvidado del cambio que ha sufrido el partido “para cambiar también España y dentro de muy poco Cantabria”. Por último, ha querido felicitar al Partido Regionalista de Cantabria por sus resultados y animar a seguir trabajando y avanzando para “demostrar que el Partido Socialista hace todo lo que con el Partido Popular era imposible”.

PRIMERA VICTORIA DESDE 2008

La fragmentación del voto del centroderecha ha hecho que el PSOE vuelva a ser primera fuerza política en unas generales

El PSOE de Pedro Sánchez ha logrado este domingo remontar su suelo histórico en unas generales, el de junio de 2016, y ganar sus primeras elecciones desde 2008, con 7,38 millones de votos, (el 28,7% del total), que se traducirán en 123 escaños, con el 98,54% escrutado. Aunque aún está por ver su capacidad de pactar para formar gobierno, el PSOE ha sido el partido más votado el 28A, pese a que sus cifras estén muy lejos de las que alcanzaban los socialistas antes de la irrupción de Podemos y Ciudadanos.

Con un 98,54% escrutado, los socialistas han obtenido 7,38 millones de votos, casi dos millones más que los 5,44 millones de votos (un 22,6%), que el mismo Sánchez recibió en 2016. Los 85 escaños que logró entonces se convierten ahora en 123. En términos porcentuales, el apoyo al PSOE roza el que obtuvo Alfredo Pérez Rubalcaba en 2011 (28,76%), en una contienda que fue, todavía, bipartidista entre el PSOE y el PP. Esa fue una derrota rotunda para el PSOE, que se quedó con 110 escaños. En 2019 el ha logrado quedar por encima de esa cifra con holgura.

Ahora, la fragmentación del voto del centroderecha ha hecho que el PSOE vuelva a ser primera fuerza política en unas generales en todas las comunidades autónomas salvo en Cataluña (donde lo ha sido ERC), País Vasco (PNV) y Navarra (Navarra Suma) y en la Ciudad Autónoma de Melilla (PP).

DE LA DERROTA Y LA DIMISIÓN A LA MOCIÓN DE CENSURA

Tras 11 meses de Gobierno, fruto de una moción de censura en 2018, el PSOE ha dado la vuelta a casi una década de pérdida de apoyos y a una legislatura que comenzó con perspectivas nada alentadoras para el partido: una derrota histórica -pese a que evitó el temido 'sorpasso' de Podemos- y una crisis interna que llevó a la dimisión de Sánchez por negarse a facilitar un Gobierno del PP.

Sánchez volvió a Ferraz en 2017 y un año después entró en la Moncloa de la mano de una moción de censura que le ha permitido anunciar y explicar buena parte de sus proyectos de gobierno, aunque haya llevado pocos a la práctica por falta de tiempo y apoyo parlamentario. Desde las elecciones de 1977, los primeros comicios libres tras la dictadura de Franco, el PSOE ha conseguido mantenerse siempre como el primer o el segundo partido más votado.

En 1977 los socialistas fueron la segunda fuerza más votada. Algo menos de un millón de votos les separaron entonces de la UCD de Adolfo Suárez, a la que echaron del poder en los comicios de 1982, cuando casi la mitad de los votantes (48,11 por ciento) otorgó su confianza al PSOE de Felipe González, que se mantendría en el Gobierno hasta 1996.

LA MAYOR VICTORIA, EN 1982

Su primera victoria en unas generales fue en el año 1982, cuando recabó casi la mitad de los sufragios (48,11 por ciento). Hoy por hoy, ése sigue siendo el mayor triunfo cosechado por los socialistas en unos comicios generales.

Entre 1986 y 2000, los socialistas fueron perdiendo apoyos de manera escalonada hasta quedarse en el año 2000 con el 34,16 por ciento de los sufragios. Ese mal resultado forzó la dimisión de Joaquín Almunia como secretario general y dio paso al liderazgo de José Luis Rodríguez Zapatero, que en 2004 vencía con el 42,59 por ciento de los votos, en medio de un clima de crispación en España por el apoyo del Gobierno de José María Aznar a la guerra de Irak y los posteriores atentados del 11 de marzo.

Cuatro años después, Zapatero mejoró levemente el resultado de 2004. Pero la dureza de la crisis económica que golpeó posteriormente España llevó a los socialistas en 2011 a una derrota que supuso perder de 15 puntos porcentuales y recabar, por primera vez desde 1977, menos del 30 por ciento de los apoyos.

Comentarios