martes. 16.08.2022

El PSOE ha logrado sacar adelante en el Pleno del Parlamento de este lunes una proposición no de ley (PNL) en apoyo a la ganadería extensiva gracias al apoyo de su socio en el Gobierno regional, el PRC, mientras que los grupos de la oposición la han rechazado opinando que son precisamente las políticas socialistas las que están llevando a la destrucción del sector. Y aunque los regionalistas han votado a favor, han coincidido más en su argumentación con los partidos que lo han hecho en contra -PP, Ciudadanos (Cs) y Vox-, pues todos ellos han criticado las medidas del Gobierno central que tienen a los ganaderos "con el agua al cuello", como la protección del lobo.

De hecho, PRC, Cs y Vox habían presentado enmiendas de sustitución a la PNL que han sido rechazadas por el PSOE, en las que también pedían apoyo a la ganadería pero con actuaciones como velar por los precios justos de la leche y la carne; sacar al lobo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre); cesar al ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus declaraciones sobre el sector cárnico; o apoyar todos los sistemas de producción y no solo el extensivo, pues el lácteo es intensivo y "no tiene nada que ver con las macrogranjas".

Desde el PSOE, Noelia Cobo ha defendido que el Gobierno apuesta por explotaciones "cada vez más sostenibles" y por un "doble compromiso" con las familias ganaderas y con la preservación del medio ambiente. Así, la iniciativa aprobada insta a que la ganadería extensiva siga siendo motor de desarrollo en el medio rural, especialmente las explotaciones familiares y profesionales, contribuyendo a generar empleo y fijar población.

Además, pretende impulsar una ganadería sostenible en línea con el Pacto Verde Europeo y las estrategias europeas 'De la Granja a la Mesa' y "Biodiversidad'; reforzar junto a las comunidades los planes de control del cumplimiento de los requisitos para que los ganaderos que cumplen con la normativa ambiental o de bienestar animal no se vean perjudicados por quienes no lo hacen; y fomentar y promover la calidad y la exportación de los productos agroalimentarios, abriendo nuevos mercados y apoyando la promoción de los alimentos españoles fuera de las fronteras.

Cobo ha lamentado que la oposición intente "sembrar la división y la duda" con la defensa de la ganadería, que, ha advertido, "no es patrimonio de ningún partido político. Es de toda Cantabria, de nuestro pasado y nuestro presente".

Desde el PRC, Ana Obregón ha opinado que la iniciativa "recoge muchas obviedades y cuestiones genéricas que pueden sonar muy bien", pero para apoyar al sector "lo más útil sería que cambiaran de ministros", especialmente a Garzón y a "la ministra del lobo", en referencia a Teresa Ribera. También ha remarcado que "Cantabria es un modelo a seguir" en cuanto a producción y ha defendido igualmente la ganadería intensiva y el sector lácteo, "el más profesional y el que mejor cumple la normativa de bienestar animal". En cuanto al Pacto Verde y las estrategias europeas, ha opinado que "tienen cosas buenas y cosas malas".

ACABAR CON EL SECTOR

Mucho más críticos han sido desde la oposición, lamentando el endurecimiento de la normativa, el aumento de requisitos y de precios en los productos que va a suponer el Pacto Verde debido a "exigencias" de la "izquierda radical" y de colectivos que "viven de chiringuitos". Además, han coincidido en que el PSOE "tiene un plan, y es acabar con el sector primario".

El 'popular' Pedro Gómez ha criticado que el PSOE presente esta iniciativa cuando para defender al sector tiene que hacer "lo contrario a lo que está haciendo", que es "escuchar a los ganaderos y actuar en consecuencia", velando por precios justos y porque el lobo "no les mate a sus animales". "Con sus políticas cada año hay menos ganadería", ha sentenciado.

Y Marta García, de Cs, ha añadido que la postura del PSOE en esta materia "representa el ideario del socialismo más radical" y la PNL, a su juicio "más podemita que socialista", responde a la intención de "lavar la cara de Garzón". Por último, el diputado de Vox ha opinado que la mentalidad socialista responde a una "élite globalista" que cree que el campo no debe ser explotado por respeto a la naturaleza y se basa en una Agenda 2030 que concibe la agricultura y la ganadería como "perniciosas" para la sociedad.

Comentarios