lunes 6/12/21

La secretaria de Organización del PSOE de Cantabria y portavoz del partido en el Parlamento autonómico, Noelia Cobo, ha criticado hoy el "silencio cómplice" de PP y Cs ante Vox y les ha pedido que "dejen de blanquear a la extrema derecha". Además, se ha mostrado en desacuerdo con las declaraciones del presidente de Cantabria y líder del PRC, Miguel Ángel Revilla, en las que no se mostró partidario de un cordón sanitario a Vox porque sus 52 diputados en el Congreso fueron elegidos por los ciudadanos. El vicepresidente autonómico y secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, también ha defendido hoy el cordón sanitario frente a Vox en la Mesa de Congreso, a diferencia de Revilla, quien no lo ve "conveniente" porque el partido ultraderechista tiene 52 diputados elegidos por "voluntad" de los españoles y "eso hay que respetarlo". En la misma línea, Cobo ha asegurado que "respeta" la opinión de Revilla –cuyo partido, el PRC, es socio del PSOE en el Gobierno de Cantabria– sobre este asunto, pero "no coincide para nada" con ella ni es compartida por el PSOE. En una rueda de prensa, Cobo ha recordado los "matrimonios de conveniencia" que PP y Cs sostienen en comunidades autónomas como Andalucía, Madrid o Murcia con Vox, un partido que "desafía" la "convivencia democrática" en España, quiere imponer "la dictadura del pensamiento único", pretende "derruir todo lo que a los demócratas ha costado tanto construir" y "rompe consensos" en temas como por ejemplo la violencia machista.

"Si ellos niegan la violencia machista, si ellos se niegan a defender y escuchar a las víctimas, pues nosotros, los socialistas, también nos negamos a escucharles a ellos"

Cobo ha recordado que el pasado lunes el Parlamento de Cantabria no pudo aprobar su tradicional declaración institucional con motivo del Día Internacional de Eliminación del Maltrato a la Mujer (25 de noviembre) porque Vox se negó a secundarla, algo que los parlamentarios del PSOE criticaron reiteradamente y, como protesta, abandonaron el Pleno cada vez que les tocó intervenir a los dos parlamentarios del partido ultraderechista en el Legislativo autonómico, Cristóbal Palacio y Armando Blanco. "Si ellos niegan la violencia machista, si ellos se niegan a defender y escuchar a las víctimas, pues nosotros, los socialistas, también nos negamos a escucharles a ellos", ha dicho Cobo. La dirigente del PSOE ha acusado a Vox de haber roto "el consenso institucional sobre la violencia de género". "Por eso tenemos la obligación ética de combatir el discurso de la extrema derecha que, cada vez con más determinación, se está quitando la piel de cordero para dejar aullar al lobo que lleva dentro", ha afirmado. Cobo ha anunciado que después de que el pasado lunes Vox se negara a apoyar la declaración institucional por el Día contra el maltrato a la mujer, el PSOE registró ese mismo día una proposición no de ley para su debate en el Pleno del Parlamento en la que se busca que el resto de partidos con representación en el Legislativo se unan para "mostrar su rechazo y condena a los actos de violencia machista". La dirigente del PSOE cree que cuando se debata la iniciativa –una vez que se retomen los Plenos tras las Navidades–, se "volverá a ver" cómo PP y Cs "siguen sin pedir a Vox que se una" a la iniciativa.

Al margen de esa proposición no de ley, Cobo ha criticado que Vox, además de no apoyar la declaración institucional por el Día Internacional de Eliminación del Maltrato a la Mujer, ha registrado una proposición no de ley en el Parlamento autonómico en la que, según ha señalado, mantienen que el feminismo es una "ideología de género" que "modifica algunos principios éticos de la sociedad, como las tradiciones, las creencias y la moral". Además, según Cobo, la proposición no de ley del partido ultraderechista indica que la "ideología de género pretende eliminar la familia tradicional" que, según Cobo, es el "único de familia que parece válido" para Vox.

"Feministas, inmigrantes, homosexuales, republicanos, ecologistas no caben en la dictadura del pensamiento único que la extrema derecha quiere imponer"

La dirigente del PSOE ha opinado que la entrada de Vox en las instituciones constituye "un riesgo para la democracia", "para la Constitución" –cree que es un partido "anticonstitucionalista"– y "para los derechos civiles y sociales de numerosos colectivos". "Feministas, inmigrantes, homosexuales, republicanos, ecologistas no caben en la dictadura del pensamiento único que la extrema derecha quiere imponer". A su juicio, el partido ultraderechista se ha "especializado" en "quebrar, dinamitar, provocar y desprestigiar" a las instituciones y "pretende derruir todo lo que a los demócratas nos ha costado tanto construir". Para Cobo, si PP y Cs aplicaran un cordón sanitario a la ultraderecha, al igual que, según ha dicho, están haciendo en Francia, Suecia, Alemania o Finlandia, Vox "no tendría la actual fuerza" y de esta forma la Constitución, la convivencia y los consensos de Estado "no estarían en riesgo".

Comentarios