jueves 26/5/22
POLÍTICA

Buruaga defiende que Ayuso "no es el problema" de un PP que se hace "el harakiri"

El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, a su llegada a un acto del PP en Santander
El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, a su llegada a un acto del PP en Santander

La presidenta de los 'populares' cántabros, María José Sáenz de Buruaga, ha roto este lunes el "prudente silencio" que ha guardado estos días en torno a la grave crisis desatada en el seno de su partido a nivel nacional. Y lo ha hecho posicionándose junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a quien no considera el problema de la crisis, para pedir al jefe de filas, Pablo Casado, que solvente "ya" esta situación y que lo haga a través del "diálogo" en vez de "ahondar en la política de bandos". "Tiene que impulsar una solución de unidad, no hay otra. Volver a unir lo que se ha resquebrajado", ha sentenciado.

El conflicto interno surgido en el PP es "el más autodestructivo de los últimos tiempos"

A su juicio, "cada día que pasa esto va a peor y es insostenible en el tiempo. O la atajamos y reconducimos de inmediato o acaba con nosotros" la crisis, ha avisado Buruaga, convencida de que "esto no se soluciona actuando como si aquí no hubiera pasado nada. "Esto no se puede cerrar en falso, echando tierra encima. Esto se soluciona actuando. Hay que solucionarlo y hacerlo ya. Y la persona que tiene que hacerlo es el presidente. Porque para eso lo es", ha zanjado la dirigente cántabra. "Quien más responsabilidad tiene, más responsabilidad, altura de miras y generosidad tiene que tener", ha remachado.

"Espero que esté reflexionando sobre la decisión a tomar hoy desde un diagnóstico certero de la situación. Hoy tiene otra oportunidad de hacerlo que no puede dejar pasar", ha deseado Buruaga sobre el proceder de Casado, que este lunes ha reunido a la dirección del PP en Génova. "Y yo, todos nosotros, le vamos a ayudar a hacerlo desde la absoluta lealtad con el Partido Popular".

 

PARTIDO IRRECONOCIBLE

La líder del PP regional y de la oposición al Gobierno de Miguel Ángel Revilla, que se siente en la "obligación" de "ser la correa de transmisión del sentir de la gente de mi tierra", considera que el conflicto interno surgido en su partido es "el más autodestructivo de los últimos tiempos". "No reconozco a mi partido", ha confesado Buruaga en declaraciones realizadas esta tarde a los medios de comunicación, a los que ha expresado que "nunca pensé que acabaríamos haciéndonos el harakiri en plaza pública".

En su opinión, la situación por la que atraviesa el PP, con el enfrentamiento entre Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en medio de acusaciones y reproches mutuos de corrupción y espionaje, es "muy dolorosa" y constituye una "preocupación extrema". "Lo ha dicho muy bien el presidente Feijoó: una situación de colapso", ha resumido la dirigente regional, parafraseando así al jefe del partido en Galicia y de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, a quien los barones 'populares' han erigido estos días en su portavoz.

AYUSO NO ES EL PROBLEMA

Buruaga se niega a creer que "uno de los nuestros sea un problema o amenaza para el Partido Popular: el problema está fuera y se llama Sánchez, no Ayuso", ha sentenciado al respecto. Al hilo, ha defendido que "todos somos necesarios", pero eso sí, "nadie está por encima de un proyecto que viene a servir a España" y, por tanto, "todos tenemos la obligación de salvar" al PP para hacerlo así con el país.

Teniendo en cuenta esto y que el problema "ha dejado de ser una crisis interna para pasar a otra dimensión" -"la situación se ha ido de las manos y estamos asistiendo al divorcio del Partido Popular con sus bases y votantes", ha alertado - Buruaga cree que "toca pedir perdón", porque "hemos fallado", y actuar "ya" por la vía del "diálogo" y apostando por la "unidad". "El Partido Popular somos todos y este partido se construye entre todos. Siempre he antepuesto mi lealtad a este partido a cualquier otra consideración y lo he demostrado", ha destacado la líder en Cantabria.

Para finalizar, ha lamentado que "cuando teníamos que estar celebrando nuestra trabajosa victoria en Castilla y León, afianzando nuestra alternativa y parando los pies a Sánchez, estamos volcados en el conflicto más autodestructivo de los últimos tiempos".

"No podemos liquidar la única alternativa a este desastroso Gobierno en España y en Cantabria ni abandonar a los ciudadanos en manos de Sánchez. Nos estamos desviando de nuestro compromiso", ha agregado. María José Sáenz de Buruaga ha expresado que ella se niega a que este problema interno "acabe con nosotros", porque -como ha concluido- "yo estoy aquí para gobernar Cantabria, no las cenizas de mi partido", ha concluido.

Comentarios