jueves 26/5/22

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha anunciado este martes la aprobación del Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica, que contará con una inversión de casi 7.000 millones de euros repartidos por todo el país hasta 2026 y que "facilita la llegada de la alta velocidad a Santander", según Red Eléctrica de España (REE).

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Ribera ha apuntado que este plan marca la hoja de ruta de las inversiones de REE para los próximos años y que el objetivo es mejorar 8.000 kilómetros de redes eléctricas, instalar 2.700 kilómetros de nuevas líneas y 700 kilómetros de conexiones submarinas.

Según ha detallado REE en un comunicado, entre los proyectos de esta nueva planificación en Cantabria destaca la alimentación al futuro eje ferroviario de alta velocidad que conectará Palencia con Santander. Este nuevo tramo de AVE proyectado se materializará a través de la ampliación de las subestaciones existentes de Aguayo 400 kV, en la comunidad, y de Herrera 400 kV, en Castilla y León. Todas estas actuaciones supondrán una inversión de 2,3 millones de euros. Este nuevo eje ferroviario conectará Santander y el centro peninsular en alta velocidad y "contribuirá al objetivo de electrificación del transporte, que es esencial para la descarbonización de la economía", en línea con la senda marcada por el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) con horizonte 2030.

La citada subestación de Aguayo también se ampliará y reforzará para la conexión de nueva generación renovable y de almacenamiento, para lo que ya cuenta con permiso de acceso otorgado. Según REE, esta actuación será estratégica para Cantabria porque impulsará su proceso de transición ecológica y la evolución de su 'mix' hacia uno más sostenible.

También la Planificación 21-26 recoge proyectos que proporcionarán apoyo a la red de distribución en la comunidad, entre las que destaca la ampliación de las subestaciones de 220 kV de Cacicedo y Mataporquera, así como la culminación del eje Astillero-Cacicedo 220 kV. De esta manera, se "mejorará la seguridad de suministro" en la ciudad de Santander y la capacidad para atender futuros crecimientos de la demanda, así como para facilitar la evacuación de energías renovables en la red de distribución, fundamentalmente eólicas en la zona sur de Cantabria.

Por otro lado, está previsto instalar elementos de control en la subestación de Solórzano 400 kV, renovar instalaciones en las subestaciones de Mataporquera 220 kV y Aguayo 400/220 kV y llevar a cabo la repotenciación de la línea Cillamayor-Mataporquera 220 kV.

Estas actuaciones permitirán reforzar el suministro, cubrir determinadas necesidades de operación, solventar restricciones técnicas y aumentar la integración de nueva generación renovable, ha asegurado Red Eléctrica.

DESPUÉS DE 2026

La Planificación 21-26 enumera también algunas iniciativas para un horizonte posterior a 2026, cuya construcción no dará comienzo en este periodo, pero que sí pueden avanzar en determinados trámites administrativos o relacionados con los estudios técnicos y medioambientales. Es el caso del mallado entre Santander y Torrelavega con una línea de 220 kV entre Cacicedo y Puente San Miguel, que "seguirá reforzando la seguridad de suministro" en el área de la capital cántabra.

En la elaboración de esta planificación eléctrica han participado las administraciones públicas y los diferentes agentes de la sociedad civil, ya que, por primera vez, el proceso de consulta se ha abierto a todos los ciudadanos, empresas y administraciones, obteniendo una "elevada participación" que demuestra "el enorme interés de la sociedad en su conjunto en el proceso de transición ecológica", según REE.

Por su parte, la ministra ha precisado que el plan contempla "una inversión de casi 7.000 millones de euros repartidos por todo el territorio. Con especial énfasis en los dos archipiélagos, que están comprometidos con ser islas 100% renovables". En esa línea, Ribera ha señalado que gracias a esta planificación "el peso de las energías renovables" en España pasará del 46% actual hasta cerca del 67% en 2026, "reduciendo la generación con centrales de gas (ciclo combinado), que están sometidas a la volatilidad de las cotizaciones internacionales". En concreto, se contempla una inversión de 5.704 millones de euros para reforzar la red de transporte eléctrico, mientras que 1.260 millones de euros se destinarán a interconexiones con Francia, Marruecos, Portugal y Andorra.

El 27% del total de la inversión (casi 1.900 millones de euros) se destinará a la integración de renovables y a mitigar las restricciones técnicas que impedirían el aprovechamiento de las mismas, detalla Transición Ecológica, que apunta que el objetivo principal es potenciar la producción renovable y maximizar el uso de la red existente con nuevas tecnologías, "como baterías o compensadores síncronos".

La cartera que dirige Ribera cifra en 78.000 los empleos (directos e indirectos) que se crearán debido al plan de inversiones aprobado, que impulsará los sectores asociados a la fabricación, ingeniería, montaje y mantenimiento de instalaciones eléctricas.

Comentarios