viernes. 19.04.2024

El monumento fascista conocido como la Pirámide de los Italianos, ubicada en el término municipal de Valle de Valdebezana en Burgos, en el Puerto del Escudo, que comparten la provincia castellana y Cantabria, ha sido declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento tras estimar "la mayoría" de las cuatro alegaciones que se presentaron sobre este expediente y garantizar que se da cumplimiento a la Ley de Memoria Democrática. Así lo ha avanzado el consejero de Economía y Hacienda y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, quien ha detallado el expediente que se ha aprobado este jueves en el Consejo de Gobierno. De este modo ha aclarado que entre las alegaciones se situaba una de la Secretaría de Estado de Memoria Democrática para identificar la titularidad del monumento y su resignificación.

Fernández Carriedo ha determinado que en el primer caso se ha constatado que la titularidad de este monumento es de la Asociación Hermandad de la Rivera de Herbosa y en el segundo ha garantizado que se da cumplimiento a la Ley de Memoria Democrática, un punto en el que se ha referido al cumplimiento de valores democráticos de concordia, convivencia, pluralismo político, defensa de los derechos humanos, cultura de la paz e igualdad entre hombres y mujeres. "Valores en los que también nosotros creemos firmemente".

El portavoz de la Junta ha considerado que el número de alegaciones a la declaración de este monumento como BIC han sido "escasas" y han sido atendidas "en su mayoría", por este motivo ha considerado que como cualquier acto administrativo tiene un periodo posterior en el que se pueden presentar recursos. No obstante, ha señalado que el Gobierno regional confía en que no haya "ningún" recurso, ya que se han atendido "la mayoría" de las cuatro alegaciones presentadas.

El consejero ha insistido en que en este expediente se cumple la Ley de Memoria Democrática y cuenta con los informes favorables de la Universidad de Burgos y de la Institución Fernán González -Real Academia Burgense de Historia y Bellas Artes-. Por último, Fernández Carriedo ha explicado que tras ser declarado BIC son los propietarios privados titulares del inmueble los que deben mantener el inmueble. "Es obligación propietarios mantenimiento del Bien en función de las circunstancias, el obligado al mantenimiento es del propietario", ha relatado.

EL EXPEDIENTE

En concreto, a través del expediente aprobado este jueves el Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración de La Pirámide de los Italianos situada en el puerto del Escudo, Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento. En la argumentación aparece que "se trata de un edificio singular dentro del patrimonio arquitectónico e histórico de la Comunidad, realizado al estilo italiano en territorio español". "La Pirámide de los Italianos constituye un bien único dentro del patrimonio cultural de Castilla y León, por su diseño y los valores estéticos, arquitectónicos y paisajísticos que en él concurren", se aclara.

La conocida como Pirámide de los Italianos es un santuario funerario construido entre 1938 y 1939 en el puerto del Escudo, en el término municipal del Valle de Valdebezana (Burgos), para inhumar los restos de los soldados italianos fallecidos durante la Guerra Civil en la batalla del Escudo. Se trata de una construcción piramidal de 20 metros de altura, de cemento forrado con placas calizas, proyectada por el arquitecto Attilio Radic y realizada por el capellán militar Pietro di Varzi, que se enmarca en la arquitectura de entreguerras dentro del racionalismo arquitectónico imperante en la época.

Desde el primer momento de los combates de la Guerra Civil, se fueron organizando numerosos cementerios provisionales. El 14 de junio de 1938 se documenta la primera iniciativa de Attilio Radic para la construcción de este osario. En julio de 1939 las obras, a falta de algunos detalles, estaban terminadas y el ministro de Exteriores de Italia se presentó en el lugar a fin de supervisar el entierro de los combatientes italianos, que hasta ese momento habían estado enterrados en diferentes cementerios de la zona.

El osario del Escudo, aunque de dimensiones modestas, se relaciona con los grandes sacrari italianos de entreguerras, modelo constructivo que en Italia en el siglo XX tuvo un enorme desarrollo con la construcción de grandes cementerios conmemorativos dedicados a los caídos en las distintas guerras, que pertenecen a lo que se ha llamado "arquitectura de la memoria".

La fusión de arquitectura y naturaleza que confluyen en este mausoleo, enmarcan la Pirámide de los Italianos en una arquitectura romántica inmersa en la naturaleza, un enclave de montaña en el que se aúnan "valores históricos, arquitectónicos y paisajísticos", que permiten relacionarlo con el Cementerio Ideal ilustrado en las acuarelas del arquitecto Teodoro Anasagasti (1880-1930).

DESCRIPCIÓN

La disposición de la Pirámide de los Italianos presenta un perfil escalonado en sus lados Norte-Sur, que se contrapone con el perfil liso del talud de los otros dos paramentos Este-Oeste, ofreciendo una variedad de puntos de vista estilo art decó y que, para Pietro di Varzi, simboliza el camino de subida al cielo y la dureza de la batalla del Escudo.

Por estas fechas se diseñan en Italia otros edificios en los que está presente esta simbología ascensional, como la Villa Malaparte en Capri o el cementerio erigido en honor de los muertos en la Primera Guerra Mundial en el Monte Grappa, obra de Giovanni Greppi. Todo el conjunto de la Pirámide de los Italianos se llevó a cabo conforme a los planos del arquitecto Attilio Radic, y siguiendo la valoración simbólica de Di Varzi, asociando la idea de pirámide con la del panteón romano en su interior.

El ingreso al interior del panteón se realiza a través de una cancela de hierro de forja geométrica, de dos hojas, cerrada con un cristal esmerilado en su lado interno, decorado con elementos alusivos a la guerra y a la naturaleza. En su interior a modo de un pequeño panteón, se abre un espacio circular y cupulado que sirve de capilla religiosa para el culto, cubierto por una semiesfera con linterna que permite pasar la luz del exterior a través de dos claraboyas en forma de cruz.

Todo el espacio circular se presenta como un columbario con una bella cuadricula, con cientos de loculi (nichos) destinados a acoger las cenizas de los soldados italianos del Corpo Truppe Volontarie, en hornacinas dispuestas en diez pisos, en su día cerradas con pequeñas lápidas con el nombre del soldado y con un número correlativo de orden de las 360 lápidas que conforman el conjunto. A través de una escalerilla vertical de hierro, se accedía a la cripta con los sepulcros de gran tamaño de los oficiales caídos en el combate.

El conjunto se caracterizaba por su total "austeridad y funcionalidad", ya que actualmente está desprovisto de elementos ornamentales. Sí hubo algún elemento proyectado, entre los que destacaba una estatua de la Victoria alada que coronaría la pirámide, pero que nunca llegó a colocarse.

Actualmente se conserva la invocación 'Presente' por triplicado sobre la puerta de acceso, grito con el que se recordaba a los soldados muertos. Y al lado sur de la pirámide, todavía se puede leer un epígrafe, fruto de la erudición latina de Pietro di Varzi, en el que se juega con la palabra 'escudo' como sinónimo de arma y nombre del puerto de la montaña donde tuvo lugar la batalla, al que unió el salmo de la Biblia latina: "Scutum ense fractum ibi confregit potentias arcuum scutum gladium et bellum" -La espada rompió el escudo, y allí rompió a la vez los poderes de los arcos, el escudo, la espada y la guerra-.

En la actualidad, la Pirámide de los Italianos emerge, con sus veinte metros de altura junto al embalse del Ebro y la Nacional 623, como un hito visual e histórico en la frontera entre Castilla y León y Cantabria.

Castilla y León 'salva' la Pirámide de los Italianos y la nombra Bien de Interés Cultural
Comentarios