domingo. 25.02.2024

La nueva Ley de Vivienda propone un cambio significativo con el objetivo de facilitar el acceso al alquiler. La norma prohíbe que los propietarios de pisos compensen la supresión del mes de fianza a través de cargar a los inquilinos otros costes, como los gastos de la comunidad y la tasa de basuras.

La ley, que se aprobará en los próximos meses, también va a prohibir a las agencias inmobiliarias cobrar honorarios a las personas que alquilen una vivienda a través de su negocio.

Cualquier retribución económica tendrá que ser asumida por los propietarios del piso, que son las personas que han establecido las condiciones.

Para evitar que los propietarios busquen alternativas que les permitan compensar esos gastos, el texto va a prohibir aumentar las rentas de alquiler por la vía de incorporar nuevas partidas.

Los propietarios que ofrecen su piso en alquiler deben pagar los gastos de comunidad y los impuestos que gravan la propiedad de la vivienda, es decir, el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

El impuesto de residuos urbanos es una tasa que grava un servicio, y en algunos casos ahora se considera que debe pagarla quien se beneficia del servicio, esto es, el inquilino.

El artículo 20 de la Ley de Arrendamientos Urbanos deja abierta la puerta a que las partes se pongan de acuerdo en que los gastos generales del inmueble, sus servicios y tributos y otras cargas “que no sean susceptibles de individualización” sean a cargo del inquilino.

La nueva Ley de Vivienda prohibirá a los propietarios cobrar la comunidad y la tasa de...
Comentarios