sábado. 02.07.2022
POLÍTICA

“La mejor manera de querer a España es querer a toda España. Ojalá se despolitice”

El presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez; el expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero; y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, antes de la conferencia con motivo del 40 aniversario del Estatuto de Autonomía
El presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez; el expresidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero; y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, antes de la conferencia con motivo del 40 aniversario del Estatuto de Autonomía

El expresidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, ha rebajado las expectativas sobre la reforma del modelo de financiación autonómica, cree que no habrá "grandes cambios" y ve "casi seguro" que las comunidades con dispersión poblacional o envejecidas continuarán teniendo una mayor financiación per cápita. Por ello, considera que Cantabria debe estar tranquila porque, a su juicio, no va a perder. Así lo ha afirmado esta tarde Rodríguez Zapatero en una conferencia en el Parlamento de Cantabria sobre la evolución del Estado autonómico, que forma parte de los actos organizados por la Cámara regional con motivo de la conmemoración del 40 Aniversario del Estatuto de Autonomía de la comunidad.

"El Estado de las Autonomías necesita más cooperación y menos reivindicación", ha indicado Zapatero

"Yo tendría tranquilidad sobre la financiación autonómica para Cantabria", ha afirmado el expresidente del Gobierno, que ha señalado que, después de una reforma del modelo de financiación, "nadie pierde", aunque "puede que no gane" lo que aspira. En este sentido, ha opinado que la última reforma del sistema de financiación "no le vino mal" a Cantabria. Zapatero ha señalado que las reformas del sistema de financiación siempre generan expectativas pero cree que "no poner grandes expectativas es lo más aconsejable".

Y es que, según ha dicho, el modelo de financiación en España y cómo se financian las comunidades autónomas es "bastante rígido" y está "muy condicionado por hechos objetivos", lo que, según ha dicho, ha hecho que a lo largo de los siete modelos de financiación que ha habido en este tiempo no hayan supuesto "grandes cambios". Ha apuntado que a la hora de determinarlo hay "cuestiones indubitadas" y ve "indiscutible" que las comunidades más envejecidas o con más dispersión vayan a tener "casi seguro" una mayor financiación per cápita.

MÁS COOPERACIÓN Y MENOS REIVINDICACIÓN

A juicio de Zapatero un debate "fundamental", más importante que el de la financiación autonómica, y distinto a éste, es el que, a su juicio, debe haber sobre el equilibrio económico territorial de España, que se reduzcan, por ejemplo, las diferencias entre comunidades como, por ejemplo, Extremadura con Madrid. Y es que, en su opinión, al final una comunidad a lo largo del tiempo tendrá una buena financiación si tiene actividad económica, empresas, industrias y sobre cómo lograrlo es acerca de lo que, en su opinión, se debe debatir.

A su juicio, hasta este momento, ese debate no está en España suficientemente bien orientado. Por ello, ha pedido abordarlo "sin prejuicios", "sin politizarlo" y buscando el acuerdo. "Los mayores éxitos políticos de la Historia son fruto del acuerdo", ha dicho Zapatero. Además, para el expresidente, esta cuestión debe abordarse más desde la cooperación entre territorios que desde la reivindicación propia de cada uno de ellos.

"El Estado de las Autonomías necesita más cooperación y menos reivindicación. Más construir juntos que menos intentar únicamente representar aquello desde donde te han elegido. Hay una visión más trascendente", ha opinado. Zapatero ha mantenido que, hasta ahora, se ha vivido un Estado autonómico "donde ha primado el momento de la reivindicación frente al momento de la cooperación", algo que, a su juicio, era "entendible" en su nacimiento y juventud, pero ha confiado y se ha mostrado "esperanzado" de que ya alcanzada su "madurez" se abra una etapa donde haya más de lo segundo que de lo primero o en la que al menos estén ambas al mismo nivel.

Y aspira a que ello se consiga gracias a algunos mecanismos de cooperación que ya empieza a haber, como la proliferación de las conferencias de presidentes, y otros que debería haber, como la conversión del Senado en una Cámara de representación territorial. "La mejor manera de querer a España es querer a toda España y que toda España tenga oportunidades, progrese, tenga instituciones, organismos. No va contra nadie. Es un sano patriotismo. Ojalá se despolitice", ha manifestado Zapatero, que cree que se necesita "una racionalización" en las reivindicaciones.

"Un país descentralizado es más democrático", ha opinado el expresidente

En su opinión, el Estado "no ha sido cicatero" con la financiación de las comunidades autónomas y, como muestra, ha señalado que el nivel de gasto público descentralizado en España en manos de las comunidades es de los más altos del mundo". A lo largo de su conferencia, Zapatero ha desgranado no solo las "dificultades" del Estado autonómico, como las que se ha referido, sino también las "virtudes".

Entre estas últimas, ha opinado que el Estado autonómico es "democratizador", "contribuye al reparto del poder", haciendo que éste no se concentre solo en el Gobierno central. "Un país descentralizado es más democrático", ha opinado Zapatero, que también cree que "contribuye al pluralismo político", al conocimiento y reconocimiento recíproco entre los territorios.

Además, ha afirmado que es "la mejor manera de defender los intereses territoriales", y supone "ante todo una gran oportunidad" para las regiones "más olvidadas y menos desarrolladas" y contribuye al desarrollo económico regional y a una cercanía de los servicios públicos. "Sin autonomía muchas de las reivindicaciones y déficits históricos de regiones como Galicia, Extremadura o Cantabria seguramente no hubieran estado en el debate nacional", ha afirmado. También ha deseado que una reforma de la Constitución incluya en la Carta Magna la denominación de las 17 comunidades autónomas y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

CANTABRIA

En cuanto a Cantabria, cree que se ha demostrado en este tiempo que emprender la "aventura" de ser una autonomía, que vino de una respuesta "popular", "ampliamente mayoritaria" y con un "amplio consenso", ha sido algo "acertado".

"40 años de autonomía han convertido a Cantabria en algo indudable", ha dicho Zapatero, que cree que Cantabria "ya no será discutida como región, como identidad inequívoca, como comunidad autónoma". "Podrá haber cambios de gobierno, reformas constitucionales, otros partidos pero Cantabria, como entidad, como autonomía, permanecerá a lo largo del tiempo de nuestras vidas y de muchas generaciones". Además, ha opinado que "los próximos 40 años" de la comunidad serán "mejores que estos 40 años, que han sido "bastante razonables"

EUROPA

En su conferencia, también Zapatero se ha referido a Europa y ha opinado que "el proyecto de la Unión Europea debe seguir siendo un gran aliciente, un espacio decisivo, un compromiso con el que tenemos que seguir fuertemente anclados y apoyando todo el proceso de integración y de unión". En este sentido, se ha referido a la "oportunidad" que puede suponer para España el presidir la Unión Europea en 2023 y ha considerado "fundamental" que las comunidades autónomas tengan en él "participación" y "voz" sobre el futuro de la UE.

La conferencia de Zapatero, que ha abierto el ciclo de conferencias sobre el Estado autonómico en el Parlamento, ha contado con la asistencia del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y de miembros del Gobierno; representantes de distintas instituciones de la comunidad autónoma y de las fuerzas políticas de la Cámara regional, a excepción de Vox. Previamente a la conferencia, Zapatero ha compartido unos momentos con los miembros de la Mesa y portavoces del resto de grupos parlamentarios (PRC, PP, PSOE y Cs) mientras estampaba su firma en el libro de honor de la institución.

“La mejor manera de querer a España es querer a toda España. Ojalá se despolitice”
Comentarios