lunes. 15.04.2024

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, considera “inexplicable” el naufragio del pesquero Vilaboa Uno esta madrugada en la costa santanderina de Cabo Mayor. El naufragio se ha cobrado la vida de dos personas y un desaparecido, que podría encontrarse en el interior de la embarcación, según ha apuntado el jefe del Ejecutivo que ha contactado con el amador. 

Así lo ha dicho a preguntas de la prensa sobre el hundimiento del buque, en el que viajaban diez tripulantes, uno de los cuales se encuentra herido aunque “no de extrema gravedad”, según Revilla. 

El presidente, tras hablar con los consejeros de Presidencia y Pesca, Paula Fernández y Guillermo Blanco, que le informaron del suceso, y con el armador del Vilaboa Uno, "que es amigo mío", ha reiterado que se trata de "algo inexplicable", pues el barco salía a faenar sin carga y con "una muy buena mar". 
Revilla ha destacado que el pesquero comenzó a hundirse sobre las 04:30 horas, a unas cinco millas de Cabo Mayor y fue muy rápido, lo que podría suponer que el tripulante desaparecido, natural de Perú, se encuentre dentro de la embarcación.

"He hablado con el armador y me decía que es más probable que pueda estar dentro del barco porque el hundimiento se ha producido con mucha rapidez. Empezó a entrar agua de repente. Algo ha fallado en el barco o alguna persona que no ha estado atenta a la entrada de agua y el barco se ha ido a pique muy pronto. O sea, que (el desaparecido) puede encontrase dentro del barco, lo cual haría mucho más complicado el poder rescatarle. No sabemos a la profundidad que está el barco", ha declarado.

Los tripulantes que han sido rescatados "están bien" y el herido al parecer no es "de extrema gravedad", ha indicado.

Revilla ha recordado que, tras conocer los hechos, el Gobierno de Cantabria ha puesto a disposición del operativo de Salvamento Marítimo, “que no es competencia nuestra”, su helicóptero, “todos los medios que teníamos y un equipo psicosanitario

La mar se cobra siempre vidas; lo triste es que haya ocurrido en unas circunstancias aparentemente normales

El presidente ha insistido en que el suceso "no tiene aparentemente ahora una explicación. Pero habrá ocurrido algo, seguramente algún fallo de algún tipo, humano, porque el barco, según me cuentan, estaba en perfectas condiciones para faenar". 

Además, ha apuntado que, no se ha dado “ninguna de las circunstancias que normalmente originan estos hechos”, es decir, una muy mala mar, un golpe de mar o un desplazamiento de la carga. “Aquí el barco iba vacío, iba a pescar y con buena mar”, ha reiterado. 

Revilla ha lamentado "una desgracia más" en el mar. "La mar es muy complicada y no llevamos en el último año ningún buen dato en este aspecto", ha señalado. "Una pena", ha asegurado.

"Ahora vamos a intentar que haya consuelo para las familias y lamentar este hecho que, por desgracia, se produce de vez en cuando. La mar se cobra siempre vidas; lo triste es que haya ocurrido en unas circunstancias aparentemente normales y sin ninguna razón para explicarnos cómo un barco de esa categoría, porque es un barco muy bueno y potente, se puede ir a pique en una mar que estaba como un plato", ha señalado el presidente.
 

"La mar es muy complicada y no llevamos en el último año ningún buen dato en este aspecto"
Comentarios