domingo. 25.02.2024

Vamos a intentar definir la neolengua que los dignos representantes del Partido Popular español utiliza de continuo realizando una traducción o silogismo hipotéticos cuyas premisas y conclusiones dependen del momento, lugar y utilitarismo. A saber:

Elecciones legales: dícese de todas las que gana el PP al poder ser por mayoría absoluta. Consideran que solo un resultado positivo a su favor garantiza la calidad del sistema democrático desechando cualquier forma de perderlas.

Elecciones tramposas (gobierno ilegal, Frankestein…): dícese de cualquier elección no ganada por el PP, ya que, como se afirma en la premisa anterior, solo si ganan, al poder ser por mayoría absoluta, consideran válido el sistema democrático. En caso de perderlas, pasese la etapa oposicional formando jaris de considerables consecuencias, ataques al poder que ostentan la canalla que jamás debiera ganar. Ya saben, cualquier persona, animal o cosa que se postule de derecha española (los de fuera, no, esos son raros, si pierden lo aceptan) se considera amo y señor de la patria española por tanto es usurpación absoluta cualquier forma de pérdida de poder.

Manifestación legal: si son suyas, organizadas por la derecha española (cualquier derecha, nazi, falangista, terraplanista, torerista, antivacunas…) es una forma no solo lícita sino claro exponente de la libertad del pueblo que sala a la calle a defender la integridad de España, la familia, las cañas, las terrazas, que se acabe la pandemia, el matrimonio normal (no esas aberraciones que sacan los antiespaña) los toros, la matanza de lobos, el no control de plagas en ganadería…Todas esas y las que se les ocurra. En dichas manifestaciones se suele confraternizar muy mucho con los amables policías que ofrecen protección e información a los patriotas manifestantes. Otra de las cualidades que tienen estas manifestaciones es que los integrantes se multiplican por diez, porque de todos es sabido que un derechista (da igual la procedencia…nazi, falangista, terraplanista, antivacunas…) vale por diez perroflautas bolivarianos de esos (ahora también inclúyase en la nomenclatura a Hamás). Por tanto, si son 45.000  petará lo más grande.

Desorden callejero: dícese de todo lo que provenga de bolivarianos, comunistas, podemitas, feminazis, animalistas, ecologistas…gente de mal vivir que salen a la calle a montar desordenes y hacer cosas feas (pipi en la acera y tal) Cualquiera que se atreva a manifestarse en contra de la corona,  a favor de  la enseñanza pública (caca) los derechos de los/as trabajadoras (culo), la sanidad pública (pis) Si las que salen a la calle son las feminazis esas, la reacción debe ser de asco puro y arcada. También se considerará gente repugnante y deleznable la que se manifieste contra cualquier    poder del PP, y en general del orden establecido (en el siglo XIX  también a veces en el XVIII y casi en el Medievo porque el Concilio de Trento se considera el tope guay de los patriotas) por lo que será reo de que le aticen los buenos patriotas policías con porras de plomo y si se ponen tontos los/as perroflautas, a hostias puras. Al revés que la premisa anterior, estas concentraciones desordenadas de ciudadanos de baja estofa cuentan como la quinta parte  que los ciudadanos de orden, osease, la derecha. Se considerará que la Diada con 500.000 catalanes separatistas en la calle, han pinchado. El 8M con un millón de feminazis, ¡puaf! cada vez son menos. Defensa de la sanidad pública, con 650.000 personas…no son tantas. Porque no deben olvidar que España es de ellos y se hace, dice y se cuenta como se quiera. Chimpún.

Subvenciones, también nombradas como inversiones empresariales con fondos estatales: dícese de todo dinero público que se concede a fondo perdido a empresas afines, previo descuento de mordida del político de turno, claroestá. Entre estas empresas se encuentran aeropuertos sin avión, carretera sin tráfico, puerto deportivo sin barcos, negocios insolventes pero de emprendedores afines y simpáticos. De todos es sabido que el dinero público tiene un fin: engordar la cartera de amigotes, porque la patria es de quien profesa la ideología que marca el derechismo patrio. Si se utiliza para algo sospechoso como la cultura, sopésese bien que ese dinero vaya a gente que potencia la horterez máxima con lambida de botas al gerente del dinero. Es decir, toros, fiestas patronales con descalabro de cabra, toro embolao o artistas como Vives o  Nacho Cano de reconocida solvencia artística y social.

Paguitas: dícese de todo dinero del sufrido contribuyente que se emplea en cubrir necesidades de ONG,s, asociaciones, organismos y actos de la cultura (no la nombrada anteriormente, toda la demás)  que se dedique a la ayuda de personas precarizadas. De todos es sabido que los/as pobres es gente de mal vivir, vagos que vienen (o están en) a España con el fin de aprovecharse del dinero que ganan los anteriormente citados patriotas (empresarios subvencionados y tendentes a una meritocracia por nacimiento) La patria es suya (de ellos)  y solo a ellos corresponde amortizarla. No a esos desgraciados que nada tienen ¡qué curren, hombre!

Casoplón: dícese de cualquier casa que sea habitada por un/a perroflauta bolivariano, que se puede escrachear, asaltar, vandalizar porque donde se ha visto que un pobre tenga casa buena. Tampoco pueden comer gambas o jabugo, que eso es desclasarse y no está para los paladares burdos de la plebe.

Domicilio familiar sagrado: dícese de cualquier vivienda de 500 metros por planta, finca contabilizada en yardas y decorada con arte, donde vive una preclara familia decente que proviene del rango abolengo. Si el abuelo fue esclavista, corrupto o banquero, la abuela puta, nigromante o esclavista,  da igual. Tiene protección de las fuerzas de seguridad del estado a tiempo completo no sea que un desarrapado le de por entrar y okuparla.

Carrera: dícese de profesión con estudios previos de todo cachorro o cachorrito hijo de rico que le dignifica para cualquier puesto de poder. De cualquier poder.

Carrera: pronúnciese con marcado desdén y subsumiendo el morro mucho cuando se trata de un/a perroflauta de esas que ha accedido a puesto de poder estudiando en la pública, mientras trabaja en un Mercadona o poniendo copas. Indigno de compartir espacio con los cachorros del apartado anterior. Bien si llegan a pescatera, carnicero, fontanera o jefe de barra. Descártese cualquier estamento de poder…con la excepción de confirmar mucha sumisión al amo, lambida de bota y sodomizaciones varias.

Mentiras: todo lo que dice PerroSanxe y ayudantes bocas negras que hablan solo del mal. Antipatriotas que mienten, tergiversan y traicionan a la patria y al sufrido pueblo español (lo de pueblo solo se dirán en mitin, en confianza, se dice “pringaos que les votan”)

Cambio en la estrategia semántica ideológica del partido: dícese de cualquier cambio de argumento, o acción contraria a la prometida en campaña. El líder está validado por sus súbditos para realizar los cambios estratégicos debido, principalmente, a la herencia recibida, situación imprevista exterior, o por mis santos cohones, que también.

Romper España: Dícese de cualquier decisión proveniente de cualquiera de las formas que tienen los bolivarianos/comunistos de entender el poder. No olvidemos a los que apoyan a Hamás. Extensiva a los diversos nacionalismos del estado (siempre que no pacten con la derecha, of course)

Idiomas cooficiales: o dicho como dios manda “esa jerga provinciana que no entienden ni ellos” Todas rompen España que es un destino uniforme en el universo mundo, como decía José Antonio Primo de Rivera (o así, que no hay que citarlo literal que se mosquea Europa) Podemos hacer exclusión con el gallego porque ganamos allí y es popular. El valenciano, también se incluye como jerga tolerada por la misma razón que el gallego, y para que se chinchen los catalanes porque de todos es sabido la siderales diferencias entre ambos idiomas (catalán, caca y valenciano, che/guay), sobre todo después de las aportaciones semánticas realizadas por la mártir, doña Rita Barberá, que aportó el sintagma, “caloret” a la jerigonza ché.

Y todo lo dicho se resume a que se considerará disidencia, separatismo, antipatria y demás silogismo maquiavélicos a lo que salga del sagrado deber de sumisión que le debe el pueblo a sus justos amos. Sí, los de derechas de toda la vida, para qué vamos a disimular porque somos los amos de la patria por mandato divino de Dios y de los Santos Borbones, sus representantes en la tierra.

Amén Jesús.

Fotos: La Pajarera Magazine

Lenguajes y cambalaches Ppopulares
Comentarios