viernes. 24.05.2024

La coalición Izquierda Unida-Santander ha propuesto un paquete de 80 medidas para "un Santander inclusivo", en el que "nadie se quede atrás", que incluyen acciones destinadas a la intervención social, el alquiler social y el apoyo a familias, la ayuda a la conciliación, o para aumentar la participación de los jóvenes y fomentar un envejecimiento activo para los mayores.

Además, el programa recoge medidas específicas para personas con movilidad reducida y diversidad funcional, minorías, población migrante y para abordar el problema del sinhogarismo.

Así lo ha indicado el coalición en un comunicado, en el que el candidato a la Alcaldía de Santander, Keruin Martínez, ha destacado que, de los diferentes niveles administrativos, el municipio y el Ayuntamiento son los más próximos a la ciudadanía "y deben dar respuestas más cercanas y rápidas a sus problemas".

Para ello, su programa pasa por equilibrar las dotaciones y equipamientos sociales, culturales y de ocio entre los diferentes barrios, además de avanzar hacia la integración de los diferentes perfiles sociales existentes en la ciudad.

Algunas de las medidas propuestas se enlazan con otras materias, como vivienda, ya que el aumento del parque de alquiler social es "básico" para "evitar la caída en la exclusión social".

Entre las medidas para favorecer la conciliación, la formación ha apostado por tomar como referencias las denominadas 'Casa Grande', lugares donde "interaccionar y vincularse compartiendo experiencias de juego y relación entre los menores", y en el que los padres y madres "puedan compartir las inquietudes cotidianas relacionadas con la crianza y cuidado de las y los menores a cargo".

En el programa también se dedican varias medidas concretas para fomentar la participación de la juventud en la vida activa de Santander, así como proveer alternativas de ocio, cultura y formación cercanas y atractivas y programas sociales que aborden problemáticas como las adicciones, la violencia machista, el bullying o el desarraigo social.

Además, la formación ha elaborado el programa con la convicción de que "si la ciudad es amigable y accesible a las personas mayores, lo es para todo el mundo", incluidas también personas con problemas de movilidad o diversidad funcional.

Por ello, algunas de estas medidas incluyen trabajar en las infraestructuras públicas. "Tenemos que marcar las zonas, tanto en la calle como en los edificios, que tengan barreras arquitectónicas y avanzar en la accesibilidad universal", ha explicado el candidato a la Alcaldía, que ha lamentado que el actual estado de escaleras mecánicas, rampas y ascensores son "un obstáculo más al que se enfrentan estas personas día a día".

Para atender los problemas de las personas mayores, el programa apunta a la necesidad de atender a cada barrio de forma especializada, y poner en marcha políticas públicas de cuidado, de participación ciudadana y de fomento de la autonomía personal, con especial énfasis en un plan especial de atención a las personas mayores que viven solas y a las que se encuentran en situación de dependencia.

También se busca fomentar un envejecimiento saludable y activo para los mayores, por lo que se propone un programa de actividad física adaptado a las capacidades funcionales, pero también al fomento de actividades culturales y de ocio de calidad, repartidos en diferentes locales públicos del municipio.

"El objetivo general" es "crear una ciudad para todos los vecinos, en la que el Ayuntamiento sea el principal garante de servicios públicos, y deje de ser una casa señorial pensada para unos pocos", ha finalizado el candidato.

IU-Podemos propone más de 80 medidas para un Santander "inclusivo"
Comentarios