martes. 28.05.2024

La Villa de Noja no tendrá Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) este 2024. Y no los tendrá porque el equipo de Gobierno municipal, del PP, ha decidido, sencillamente, resolver unilateralmente el convenio con la Universidad al considerar que el gasto económico que realizaba el municipio no justificaba tener estos cursos. En concreto, una localidad con un presupuesto de 12,2 millones de euros este año considera un “alto desembolso realizado anualmente” destinar, como se hizo en 2023, un total de 24.000 euros a los Cursos de Verano de la UC.

Cursos que no tienen un único componente educativo, sino que suman una importante parte cultural al estar centrados en ámbito de la música. El Ayuntamiento y la UC establecieron en 2020 un Convenio Marco para celebrar en la Villa. En aquel entonces, PRC y PSOE gobernaban juntos. Este convenio, como apunta el dictamen de la Comisión Asesora Municipal, se firmó con otros 14 ayuntamientos más.

Ahora, el PP, liderado por la alcaldesa Mireia Maza, ha logrado tumbar este acuerdo en el Pleno municipal celebrado ayer viernes, 12 de abril. Lo cierto es que, a pesar del debate en este punto del orden del día, la decisión venía ya tomada. En la citada comisión ya se dio luz verde a la resolución del convenio con cuatro votos a favor de PP y OlaCantabria, dos votos en contra de PRC y la abstención de PSOE.

Durante el debate plenario, en el que los votos reflejaron lo que ya había ocurrido en la comisión, el PRC dejó constancia de que “no estamos de acuerdo” con una decisión que hace desaparecer la presencia de la UC en el municipio, criticando que al PP “no les resulta rentable” mantener esta actividad cultural y educativa de universidad cántabra.

Según el dictamen, la decisión tiene como segundo argumento que estos cursos “no atraen la participación de alumnos de la propia institución, ya que los cursos que habitualmente se programan en Noja está relacionados con disciplinas musicales que no encuentran dentro de la oferta educativa de aquella”. Es por eso que, atendiendo a la cláusula decimoséptima del Convenio Marco, el Ayuntamiento ha optado por tomar esta decisión dos meses antes de su fecha de efectividad.

Curiosamente, durante la inauguración de estos mismos cursos el verano pasado, la actual alcaldesa destacó el entorno "mágico" del Palacio de Albaicín, en el que se celebraron. Asimismo, y según el comunicado que publicó la UC, Maza resaltó que estos Cursos de Verano de la UC que ahora suprime eran una "tradición cultural" que atrae a gran número de personas, además de mostrarse "encantada con esta colaboración ya arraigada". Unas palabras que contrastan con su decisión menos de un año después. 

GUARDIA CIVIL

Otra de las iniciativas llevadas a ese Pleno fue una moción del Grupo Municipal Regionalista acerca de la necesidad de "recuperar de forma inmediata los efectivos de Guardia Civil suprimidos en Cantabria en los últimos años, así como garantizar su suficiente dotación en infraestructura y medios para la correcta prestación de todos sus servicios”.

Una propuesta que, sin embargo, ni siquiera pudo ser tratada “por no ser urgente”, como han explicado fuentes regionalistas a este medio. Y es que, en el momento de votar sobre la necesidad siquiera de debatir la moción, PP y PSOE unieron sus votos para rechazar este primer paso.

La moción en cuestión exponía que la presencia de la Guardia Civil (“uno de los cuerpos que mejor valoran” los vecinos, según los regionalistas) “ha venido siendo reducida” en los últimos años, tanto en materia de personal como de infraestructuras, llegando a perderse “más de 10.000 efectivos en los últimos 10 años en el conjunto del Estado”.

En el caso de Cantabria, esta falta de inversión no solo “es evidente”, sino que “se traduce en una merma palpable de la calidad del servicio”. Como detallaba la moción del PRC, “la mayor parte de los cuarteles se encuentran cerrados sin ningún tipo de atención al público o con aperturas limitadas a días puntuales”, centralizando la atención en grandes zonas geográficas y obligando a los vecinos a “trasladarse varios kilómetros” para acudir a un cuartel.

Es por eso que los regionalistas, además de pedir que se recuperen los efectivos, reclamaban también “devolver la actividad a los cuarteles rurales cerrados o cuyo horario de atención al público se haya visto reducido”, “suprimir la medida implantada en nuestra Comunidad por la que se requiere solicitar cita previa para poder presentar denuncia o asistencia en los cuarteles de la Guardia civil”, y “llevar a cabo un plan de mejora y mantenimiento de las instalaciones, dependencias oficiales y viviendas mediante convenios con el Gobierno de Cantabria y los Ayuntamientos en los que se contemple el uso compartido de esas infraestructuras”.

Invertir en cultura no es rentable para el PP
Comentarios