lunes. 20.05.2024

El Gobierno de Cantabria ya ha movilizado 10,5 millones de euros para la puesta en marcha del contenedor marrón en los municipios que lo soliciten, que va a ser una realidad "en muy poco tiempo", y trabaja para adjudicar la ejecución de la nueva planta de tratamiento en las instalaciones de Meruelo. Así lo ha trasladado este jueves en rueda de prensa el consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media, que ha señalado que el Ejecutivo sigue "dando pasos" para implantar a demanda en los municipios el quinto contenedor para la recogida selectiva de biorresiduos y su tratamiento en la planta del Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos (COGERSA) de Asturias.

Media ha indicado que aún no han recibido solicitudes de tratamiento de ningún municipio que ya estén en disposición de recoger, si bien espera que esto se produzca tras la reunión que van a mantener el día 29 con los alcaldes de Cantabria a través de la Federación de Municipios. El consejero ha recordado que el objetivo final es disponer en tres o cuatro años de una planta propia en la comunidad para el tratamiento de estos residuos, que tendrá un coste aproximado de entre 50 y 60 millones de euros.

Mientras tanto, se comenzarán a enviar los residuos a la planta de Cogersa en Asturias, con un coste de 75 euros por tonelada, lo que hace "viable" dicha operación. En este sentido, Media ha indicado que el contrato con Cogersa está "formalizándose" y ya se han adoptado los acuerdos pertinentes en la Comisión Delegada de la Sociedad del Principado de Asturias.

Así, se estima que en 2024 recojan y envíen a la comunidad vecina todos los biorresiduos que los ayuntamientos de Cantabria vayan solicitando a lo largo del año, comenzando por las 500 toneladas que actualmente se recogen en la experiencia piloto que se está llevando a cabo en la comarca del Besaya y que podrían llegar a alcanzar las 2.000 toneladas en el primer año de puesta en marcha del servicio.

El acuerdo con Asturias prevé destinar 300.000 euros para el transporte y tratamiento en la planta de Cogersa en 2024, 400.000 en 2025, 500.000 en 2026 y 600.000 en 2027, aunque Media ha aseverado que si hacen falta más fondos para financiar esta actuación se ampliarán estas partidas. Precisamente este martes se publicó la licitación para realizar este transporte desde las instalaciones de El Mazo a Cogersa, mientras se pone en marcha la nueva planta de tratamiento, por un importe de 212.059 euros. Las empresas tienen de plazo para presentar sus ofertas hasta el 4 de junio.

Asimismo, desde MARE se está preparando la licitación para adjudicar un contrato de asistencia técnica para la implantación con éxito en los municipios del modelo planteado, cuyo pliego esperan que esté redactado "en pocos días". El objetivo es asesorar a los ayuntamientos en la puesta en marcha de este servicio, hacer los estudios de implantación con garantía de éxito, impulsando la concentración de este nuevo servicio entre la población.

De esta forma, la intención del Gobierno cántabro es incrementar la recogida separada y el reciclaje, de manera que en 2035 solo el 10% de los residuos municipales acaben en el vertedero. "Cuanto antes empecemos, mejor, porque, según la Unión Europea, este contenedor ya tenía que haber estado implantado en Cantabria, pero parece ser que alguien no hizo bien su trabajo en los últimos años", ha lamentado el consejero, quien ha explicado que su implantación se realizará de forma progresiva, si bien "en los grandes núcleos de población es donde más va a haber que trabajar en concienciación".

Por esta razón, ha pedido un esfuerzo a los ayuntamientos, de los que depende su recogida, porque "van a ser ellos los que se encarguen de adoptar las medidas necesarias para implantar esos nuevos contenedores".

PARTIDAS

El Gobierno ha aprobado una partida de ayudas, por valor de 1,3 millones de euros, procedentes de fondos europeos, para los 10 municipios que solicitar apoyo para la compra de contenedores marrones: Camargo, Laredo, Santa Cruz de Bezana, Torrelavega y los que integran la Mancomunidad de El Brusco (Argoños, Arnuero, Bareyo, Escalante, Liérganes y Ribamontán al Monte).

Su objetivo, tal y como ha explicado Media, es implantar, ampliar o mejorar la recogida separada de biorresiduos destinados a instalaciones específicas de tratamiento biológico, la recogida de aceite usado y la recogida diferenciada de textil en aquellos municipios que tengan asumida la recogida.

Además, se han licitado 2,5 millones de euros para la adquisición de 1.200 contenedores de carga lateral con fondos europeos que se van a distribuir por los municipios, y se ha adjudicado, por 258.000 euros, para la recogida selectiva de orgánico en la comarca del Besaya.

También se han invertido 292.000 euros para la adaptación del vertedero del Mazo se ha licitado, por 2,3 millones de euros, la financiación de los camiones destinados a la recogida y transporte del biorresiduo.

A todo ello hay que sumar las actuaciones que tiene previsto ejecutar la Consejería de Medio Ambiente durante los próximos meses, entre las que ha destacado una partida de 700.000 euros por año para la recogida selectiva en el resto de ayuntamientos a demanda, con incrementos anuales del 25% aproximadamente. En el caso de los municipios con menos de mil habitantes, Media ha precisado que se dará preferencia al compostaje doméstico y su implantación a todos los niveles se estima en un coste total de 1 millón de euros.

El Gobierno moviliza 10,5 millones de euros para implantar el contenedor marrón
Comentarios