miércoles 1/12/21
POLÍTICA

Garrigues: “Los políticos se han creído que tienen derecho a no dialogar, pero tienen que hacerlo”

El abogado ha intervenido en una jornada donde ha reflexionado sobre las nuevas realidades globales y los retos de España para el futuro.

El abogado Garrigues, durante su intervención en el foro organizado por APD y ACEFAM
El abogado Garrigues, durante su intervención en el foro organizado por APD y ACEFAM

Antonio Garrigues Walker, abogado, empresario e impulsor del despacho de abogados Garrigues, ha afirmado este jueves en Santander que "los políticos se han creído que tienen derecho a no dialogar, pero tienen que hacerlo, se trata de convivir entre todos".

"Todos tienen cosas que aprender desde la derecha hasta la izquierda, unos tienen que cambiar los burocratismos, dar mensajes más ricos y entusiastas y otros tienen que saber las dificultades asociadas al poder", ha señalado Garrigues en su intervención en la jornada organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y la Asociación Cántabra de la Empresa Familiar (ACEFAM), donde ha hablado sobre las nuevas realidades globales y españolas.

En la jornada, en la que han participado más de 120 empresarios y directivos cántabros, han intervenido también Miguel Antoñanzas, presidente en Cantabria de APD y presidente de Viesgo Infraestructuras Energéticas; y Manuel Huerta Terán, presidente de la Asociación Cántabra de la Empresa Familiar y CEO de Oxital.

Garrigues se ha dirigido a los empresarios señalando que "tenemos que hablar de los problemas reales, con realidad, porque en España hay una cierta tendencia a inventarse algunas cosas. En este país no medimos correctamente la realidad, nos autoengañamos", ha dicho.

Para Garrigues, "hay que tener una mente global" y "acostumbrarse a pensar que los jóvenes pueden trabajar en cualquier lugar del mundo; y ahí tenemos un déficit porque no pensamos en global".

A su juicio, "estamos viviendo en una época donde los países que deben emerger, no lo hacen, sino que decrecen; como Brasil, Venezuela, México, China -que está creando un verdadero problema-, Rusia no funciona, Japón está en periodo de recesión. Los que crecían, no lo hacen tanto. Y en todo esto, España es el país que más crece y no nos lo creemos", ha subrayado.

En su intervención se ha referido también a los refugiados sirios y ha defendido que "España sí puede aceptar un número determinado" de ellos, pero también "hay ayudarles a adaptarse" y "prepararles", y "es en este punto donde tiene que haber una política consensuada y no de confrontación".

También ha hecho hincapié en la problemática demográfica que, en su opinión, tiene España, señalando que la longevidad de la población unida a la baja natalidad es uno de los problemas a abordar por nuestro país y también por Europa.

Por otro lado, se ha referido al papel de los empresarios, señalando que tienen que pensar en ser un mejor empresario. Una tarea que, según ha dicho, "se hace muy poco, auto justificándose en la crisis, pero no siempre se puede hablar de crisis".

Sobre el futuro del trabajo y la juventud, ha recalcado que "los trabajos van a cambiar en unos años y los jóvenes tienen que estar preparados para ello. Hay que aceptar el mundo con fascinación y pensar de una manera global en todas las culturas y no cerrar la mente a ese mundo todavía por descubrir, sin tener el menor grado de tristeza y dramatismo. Hay que recuperar las ganas de vivir en ese mundo dinámico que se nos va a presentar", ha apostillado.

En el coloquio final de la jornada, Garrigues ha señalado que "los jóvenes españoles no pueden vivir en casa todo el tiempo, con una media de 30 años de emancipación", sino que tienen que acostumbrarse "a que hay que moverse y hablar más idiomas, que les haga más competitivos frente a otros jóvenes de diferentes nacionalidades con varios idiomas en su haber".

Ha señalado, además, que la tecnología "no va a favorecer la reducción del paro", por lo que "habrá que hacer un replanteamiento de todo ello". "Tenemos que inventar nuevas fórmulas, y ponernos a pensar en que la ciencia y la tecnología no van a resolver los problemas que tenemos en el mercado, porque los avances no van a pedir permiso".

Garrigues ha cerrado su intervención indicando que "todavía permanecen restos de la codicia que ha marcado tanto a este país durante los últimos años, así como la cultura del dinero. En definitiva, tenemos los líderes que corresponden a esta sociedad, sí es cierto que podían ser mejores, pero tampoco se les puede echar la culpa de todo", ha zanjado.

Comentarios