domingo. 21.04.2024

Cuando quedan poco más de 10 días para que los españoles volvamos a ser llamados a las urnas en unas elecciones generales adelantadas al 23 de julio, cerca de 80 colectivos memorialistas de toda España, entre ellos el Colectivo Memoria Laredo, han firmado un manifiesto que, bajo el título ‘¡En defensa de todos los derechos y libertades democráticas!’, pone el foco en lo que consideran “políticas de agresión” de las formaciones conservadoras contra los derechos a la Verdad, la Justicia, la Reparación y las garantías de no repetición de las víctimas del franquismo y la transición, alertando de que en los comicios del 23J “no es que nos juguemos mucho, es que nos jugamos todo”.

A este respecto, el Colectivo Memoria Laredo ha denunciado que “está siendo objeto de un boicot por parte de las nuevas administraciones locales y regionales, que haremos público si en el plazo de cuarenta y ocho horas no existe una rectificación”.

El manifiesto recoge que dicho ataque “no es una cuestión de mera nostalgia para la derecha española”, sino que forma parte de “una apuesta estratégica prioritaria”

Respecto al manifiesto, al que ha tenido acceso este diario, cuenta con el apoyo de un total de 77 colectivos, y en él se hace un llamamiento a al “voto a favor de las fuerzas políticas democráticas, es decir, antifascistas”. En este sentido, han señalado que “los pactos de gobierno que las derechas han alcanzado tienen como objetivo explícito el recorte de derechos de las mujeres, de colectivos como el LGTBIQ+, de las personas migrantes”, además del “negacionismo de la emergencia climática y de la violencia machista” o la “multiplicación de la censura y las agresiones al mundo de la Cultura, así como a las lenguas y culturas propias de las nacionalidades y pueblos” de España, que ya fueron “represaliadas durante el franquismo y también ahora por los gobiernos de la extrema derecha”.

A su juicio, estos planteamientos “evidencian que las derechas españolas están muy alejadas de los principios democráticos”, poniendo como ejemplo “el ataque a la Memoria Histórica”. El manifiesto recoge que dicho ataque “no es una cuestión de mera nostalgia para la derecha española”, sino que forma parte de “una apuesta estratégica prioritaria”.

“Son muy conscientes de cómo el pasado actúa en el presente y en el futuro”, han argumentado estos colectivos, que consideran que “para las derechas perpetuar el manto de silencio y olvido, cuando no la mera falsificación histórica”, forma parte de dicha estrategia y de su “insistencia en que se desconozca la verdad del pasado y los intentos por conseguir que su falso relato sea socialmente hegemónico”.

El manifiesto, dirigido a aquellos colectivos “en el punto de mira”, apunta que “las derechas defienden fundamentalmente los intereses de las élites económicas”, mencionando que “la impunidad del franquismo sigue vigente”, no solo en lo que a condenas judiciales se refiere, sino a “familias, instituciones y empresas beneficiarias del franquismo”, que “siguen a día de hoy disfrutando de status social, económico y poder político obtenido gracias a su victoria en la guerra, y a la represión y terror subsiguientes hasta bien entrada la Transición democrática”.

Por ello, el manifiesto ha reclamado a “la izquierda política y social” una apuesta por el “cuestionamiento de la impunidad del franquismo y la actuación contra la falsificación de la verdad”. Para estos colectivos y asociaciones, “la Memoria Histórica juega un papel estratégico en la lucha contra el nuevo fascismo y sus políticas”, recordando la creación del Frente Popular en febrero de 1936 con la unión de diferentes ideologías que “tuvieron claro que en aquel momento la prioridad era hacer frente al peligro fascista”.

“En las elecciones del 23J no es que nos juguemos mucho, es que nos jugamos todo”
Comentarios