miércoles 20/10/21
POLÍTICA

La inversión del Gobierno en Solvay no está garantizada

Todos los partidos pedían al bipartito que hiciera lo necesario para “salvar” la planta de cloro de Barreda, pero PRC, PSOE y el tránsfuga Juan Ramón Carrancio querían que se eliminaran los plazos para que el Ejecutivo diera explicaciones, algo a lo que se ha negado el PP.

Fábrica de Solvay en Barreda
Planta de Solvay en Torrelavega

El Pleno del Parlamento de Cantabria ha rechazado este lunes una iniciativa del PP que instaba al Gobierno regional (PRC-PSOE) a hacer lo necesario para "salvar" la inversión empresarial para la planta de cloro de Solvay por un desacuerdo sobre los plazos en los que el Ejecutivo tendría que dar explicaciones sobre el resultado de sus acciones.

Y es que, en la moción presentada por el PP sobre este asunto, además de instar al Gobierno regional a realizar las "gestiones necesarias para asegurar la inversión empresarial, la actividad industrial y los puestos de trabajo" asociados a la planta cloro de Solvay, se exigía que el Ejecutivo diera cuenta "cada mes" en comisión parlamentaria de las acciones que llevara a cabo para salvar dicha inversión.

Todos los grupos se mostraron dispuestos a apoyar esta iniciativa, aunque varios, como PSOE, PRC y el diputado del grupo mixto Juan Ramón Carrancio pusieron como condición que se eliminara la referencia temporal sobre el cuándo tendría que informar el Gobierno en el Parlamento sobre dichas gestiones.

Todos los grupos se mostraron dispuestos a apoyar esta iniciativa, aunque PSOE, PRC y Juan Ramón Carrancio pusieron como condición que se eliminara la referencia temporal

De hecho, el PRC planteó una enmienda de modificación a la iniciativa original del PP en que se hacía desaparecer esa exigencia temporal.

Sin embargo, el PP no ha accedido a ella al considerar que retirarla supondría "dejar en nada" la iniciativa y convertirla en un "brindis al sol" que "no serviría para nada", según ha defendido el diputado del PP y exalcalde de Torrelavega Ildefonso Calderón, quien considera que en un asunto "tan grave" como el de la planta de cloro de Solvay, en el que, según ha dicho, están en juego 100 empleos, "no puede admitirse" dar al Gobierno un "plazo 'sine die'".

Y más vista, según ha criticado, la "desidia" con la que, a su juicio, ha actuado el Gobierno bipartito en relación a este proyecto empresarial.

La negativa a retirar esta referencia temporal es la que ha echado abajo la moción de los 'populares', a favor de la que han votado finalmente Podemos y el diputado del grupo mixto Rubén Gómez y que, sin embargo, ha contado con el rechazo de PSOE y PRC y la abstención de Juan Ramón Carrancio, el otro integrante del grupo mixto.

De esta forma, la moción ha quedado rechazada con 17 votos a favor, 17 en contra y una abstención.

Aunque Podemos ha sido uno de los grupos que ha apoyado la moción del PP, su portavoz, Verónica Ordóñez, ha censurado que los 'populares' tengan "la poca vergüenza" de presentar ahora esta iniciativa cuando el pasado junio votaron en contra de la que presentó la formación morada para ordenar al bipartito regional a trabajar para garantizar el compromiso de la empresa con su planta de Torrelavega.

"Llega usted con cuatro meses de retraso", ha reprochado Ordóñez a los 'populares', a los que ha acusado, al igual que a los otros grupos de la Cámara -todos ellos rechazaron la iniciativa de Podemos- de ser "cómplices" del "retraso" de la acción del Gobierno PRC-PSOE para salvar la inversión en la planta de cloro de Solvay.

A juicio de la podemita, todos los grupos, a excepción del suyo, esto es PP, PRC, PSOE y mixto, son "culpables" de dicho retraso en garantizar la inversión porque, cuando rechazaron la iniciativa de Podemos, "avalaron" al Gobierno para que cometiera una "ilegalidad" como era conceder la prórroga demandada por Solvay para adaptar su tecnología a las exigencias de la UE.

Y es que, en la iniciativa que Podemos presentó en junio, y en la que se quedó solo, se advertía de que dicha prórroga era "ilegal" y se pedía al Gobierno en que diera marcha atrás en su intención de otorgar dicha prórroga a Solvay para que pudiera así continuar produciendo cloro mediante la tecnología de celdas de mercurio después de la fecha límite establecida, el 11 de diciembre de este año.

Finalmente, el Gobierno regional no pudo conceder dicha prórroga al contar con informes negativos de los servicios jurídicos, que alertaban de que aprobar la moratoria supondría contravenir las directrices de la UE.

Desde la formación morada, se ha señalado que ya alertaron en su iniciativa de junio de que la prórroga era "ilegal" y el resto de grupos "les llamaron de todo". Por ello, Ordóñez ha asegurado "echar de menos" que se les "pida disculpas" por ello.

En contra de lo expuesto por los podemitas, el portavoz del PSOE en el Parlamento, Víctor Casal, ha culpado del hecho que haya habido que decir que 'no' a la prórroga a que el Gobierno de España (PP) "no ha hecho valer" su puesto de poder en la UE.

Así, ha opinado que "mucha" parte de la "culpa" de que haya habido que rechazar la prórroga se debe al Gobierno de España, que instó al Ejecutivo central a no concederla.

Casal ha reclamado al PP a "impulsar" en este asunto, y aunque sea, "por una vez", la labor del Gobierno y "abandonar el discurso de 'cuanto peor mejor'" de Mariano Rajoy. "Eso sería hacer una política útil", ha aseverado.

DESPILFARRO ALIMENTARIO

Por otro lado, el Pleno también ha rechazado una moción de Podemos, sobre el grado de cumplimiento de una proposición no de ley promovida por el grupo morado y aprobada por el Parlamento, relacionada con el despilfarro alimentario en Cantabria.

Pero ha sido desechada no por falta de apoyos, sino al producirse un empate en el hemiciclo, al no haberse incorporado aún a la sesión la presidenta y diputada del PP, María José Sáenz de Buruaga, convocada por la mañana en Madrid al Comité Ejecutivo nacional del partido.

La iniciativa -respaldada además por los 'populares' y los dos integrantes del grupo mixto, y rechazada por regionalistas y socialistas, que sustentan al Gobierno regional- se orientaba a conocer el grado de cumplimiento de la citada PNL, y los podemitas querían que el Legislativo instara al Ejecutivo a remitir diversa documentación en relación con este asunto.

También pedían los morados que se constituyera la Mesa de la Alimentación en Cantabria, al ser este asunto una "prioridad" para Podemos, como ha asegurado el parlamentario José Ramón Blanco, y que ha afeado la "voluntad" del bipartito PRC-PSOE en la materia.

El PSOE ha justificado su 'no' al considerar que no hay ningún problema de despilfarro de comida, ni en comedores escolares o sociales ni en centros hospitalarios, donde el catering se encarga a demanda, según ha apuntado el portavoz, Víctor Casal.

En este sentido, desde el PRC, María Teresa Noceda ha reprochado a los podemitas que con iniciativas como ésta pretendan "inculpar a una minoría" -la que afecta al Gobierno- y "exculpar al resto" de la sociedad, por lo que ha tildado de "oportunista" esta iniciativa.

En el grupo mixto, el diputado de Cs, Rubén Gómez, ha mostrado su apoyo a la propuesta para mejorar la gestión en una materia en la que queda "mucho por hacer", y al considerar también que cuando el Ejecutivo no informa, es porque "no se está haciendo nada".

Y Juan Ramón Carrancio, que abandonó el partido naranja pero sigue en el grupo mixto, ha valorado que la moción pretenda "afinar" la PNL y dar "un paso más allá", mientras que la mesa de seguimiento ayudaría, además, a dar "más agilidad" al programa y evitar tener que tratarlo de forma reiterada en la Cámara.

Finalmente, el PP ha expresado, mediante Luis Carlos Albalá, el apoyo a la moción, pese considerar que el debate debe centrarse en "el desinterés del Gobierno" en la materia. Algo que, a su modo de ver, evidencia el que los dos grupos que sustentan al Ejecutivo hayan cambiado al portavoz en la materia para este debate.