sábado. 25.05.2024

El Gobierno de Cantabria (PP) ha paralizado el contrato del gran acuífero entre Santillana del Mar y San Vicente de la Barquera anunciado por el Ejecutivo anterior (PRC-PSOE), por la "incertidumbre enorme" en torno a este proyecto, al existir "dudas razonables" y, además, alternativas de abastecimiento de agua también "mucho más razonables".

Así, al no haber "ningún informe favorable" de los organismos competentes en las prospecciones previstas y sí "consideraciones muy negativas" contra su tramitación, la administración ordenó en noviembre la paralización de los sondeos, que se habían licitado pero no se llegaron a adjudicar, según ha confirmado el consejero de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Roberto Media.

A preguntas de los periodistas este martes, ha explicado que la decisión fue adoptada por la directora general de Aguas en base a un informe del jefe del Servicio, según el cual no se disponía de la autorización de Cultura, existían "dudas razonables" de la viabilidad de la actuación y se desconocía además la cantidad y calidad del agua, que podría no ser apta para el abastecimiento humano.

Asimismo, el funcionario aludía en su documento a la "incertidumbre enorme" de tener que extraer agua a una cota de 700 metros bajo tierra y advertía que, de ser apta, el proyecto sería "antieconómico" desde el punto de vista de la explotación.

Por todo ello, recomendaba paralizar el contrato de las catas hasta no estar los estudios y autorizaciones necesarias, al tiempo que aludía a otras alternativas "mucho más razonables": el trasvase a través del embalse del Ebro y el incremento de la captación del Deva, que permitiría tener capacidad suficiente para abastecer a Cantabria.

En este sentido, Media ha indicado que la Consejería está pendiente de una reunión con la Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica para hacer esa petición de captación mayor en el Deva, tener agua "suficiente" y distribuirla por la Autovía del Agua.

BULO PREELECTORAL

"Vamos a trabajar con el Ministerio para la Transición Ecológica para ver cuáles son las capacidades de abastecimiento de Cantabria, para que todas ellas permitan que en ningún momento haya cortes de agua en la comunidad autónoma", ha señalado el consejero, para quien el proyecto del acuífero de Santillana respondía más a un "bulo preelectoral" que las necesidades de Cantabria de abastecimiento.

Media ha comparado el anuncio de esta gran masa de agua, realizado en verano de 2022 -año preelectoral- por el entonces presidente autonómico, Miguel Ángel Revilla, con el de la mina de Reocín para la extracción de zinc. "Esto tiene una pinta bastante parecida", ha considerado, para señalar que en el caso del acuífero, conocido "desde tiempo inmemorial" por "todos los técnicos", la licitación de las prospecciones para conocer su dimensión se puso en marcha en enero de 2023 por algo más de un millón de euros.

Las ofertas se presentaron en febrero y ese mismo mes se solicitó informe técnico a Gesvicán para su adjudicación, sin que conste al actual Gobierno del PP que se llegara a realizar.

POSIBLE AFECCIÓN A ALTAMIRA, CHUFÍN Y OTRAS CUEVAS

Sí le consta que la jefa del Servicio de Patrimonio envió a la Consejería un informe en el que advertía de cuestiones "muy graves", como la posible afección las cuevas de Altamira y Chufín, ambas Patrimonio de la Humanidad, y también a otras con arte rupestre y a yacimientos de "altísimo valor" patrimonial. Y es que la explotación del acuífero podría modificar sus condiciones naturales y las perforaciones podrían afectar al estrato carbonatado de la cavidad, "con el riesgo de que las vibraciones se transmitan para el soporte".

El contrato del gran acuífero entre Santillana y San Vicente, paralizado: Un informe...
Comentarios