lunes. 20.05.2024

El sindicato CCOO ha denunciado "represalias" de la alcaldesa de Ruiloba, Sara Portilla (PRC), y la secretaria municipal del Ayuntamiento hacia una trabajadora que ha presentado una demanda por acoso laboral, que ha sido admitida a trámite y cuyo juicio está previsto que se celebre en junio.

Según ha relatado la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, la trabajadora solicitó la extinción del contrato "por incumplimiento grave tras sufrir desde hace tiempo una situación de acoso laboral".

El sindicato ha asegurado que pocos días después de presentar la demanda, el Ayuntamiento de Ruiloba ha abierto un expediente disciplinario en el que se propone sancionar a la trabajadora con seis meses de empleo, lo que, a su juicio, supone una "represalia en toda regla". "Qué casualidad que la instructora del expediente es la propia secretaria municipal, que también es interventora y tesorera, una de las artífices de la situación de acoso que ha sido demandada por la trabajadora", ha ironizado la responsable del sector de la Administración Local de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO en Cantabria, Ángela Sobrino.

La supuesta situación de acoso laboral comenzó en marzo de 2020 con la incorporación de la secretaria municipal

En un comunicado, el sindicato ha explicado que en la demanda presentada por los servicios jurídicos de CCOO de Cantabria, se explica que la supuesta situación de acoso laboral comenzó en marzo de 2020 con la incorporación de la secretaria municipal. Según el sindicato, esta "desarrolla un comportamiento de hostigamiento y genera situaciones que menoscaban la dignidad de la trabajadora".

Según la demanda, desde ese momento comenzaron a encargar a la trabajadora demandante tareas y funciones de categoría superior que exceden de las previstas para su puesto de trabajo, tanto por titulación exigida para el acceso al puesto desempeñado como por la condición de personal laboral, lo que supone, según CCOO, una modificación de tareas asignadas dentro de la organización de la empresa durante 20 años. Además, en la demanda se recoge que en el ordenador de la trabajadora se instaló un programa espía, se le "deniegan sistemáticamente" solicitudes y permisos, se le "difama y menosprecia su labor y se utiliza contra ella un trato degradante" en presencia de ciudadanos.

CCOO considera que la política de personal que aplica la alcaldesa de Ruiloba "es la propia de un cacique que persigue y repele a quienes no la bailan el agua".

Sobrino ha apuntado que, "recientemente, el Ayuntamiento de Ruiloba ha realizado una valoración de los puestos de trabajo hecha a medida, sin el acuerdo de los sindicatos participantes, que supone una modificación sustancial de varias de las personas que conforman la plantilla, a las que se les baja el sueldo", algo que el sindicato también ha llevado ante los tribunales.

Para CCOO, la "actitud déspota y caciquil" de la alcaldesa queda "en evidencia a la vista de que precisamente la mejor parada de esa valoración de puestos que se ha realizado es la secretaria municipal, a la que se la sube su salario de manera sustancial". "Esta nefasta política no solo está afectando a los servicios que se prestan en el Ayuntamiento sino que está suponiendo una lacra económica en las arcas municipales, siendo los vecinos quienes tienen que asumir el coste de estas indemnizaciones por vulnerar derechos de los y las trabajadoras", ha advertido.

Además, CCOO ha recordado que hace un año y medio aproximadamente, la alcaldesa de Ruiloba tuvo que indemnizar a una trabajadora de la Mancomunidad que ella preside con 50.000 euros por despido injustificado tras cogerse una baja médica y después "de un proceso similar de hostigamiento y persecución al que está sufriendo la trabajadora que ha presentado ahora la demanda por acoso".

Denuncian "represalias" de la alcaldesa de Ruiloba hacia una empleada que interpuso una...
Comentarios