sábado. 02.03.2024

El Gobierno de Cantabria (PP) defenderá ante el de España una "agenda reivindicativa" que incluye inversiones estratégicas en infraestructuras por al menos 6.900 millones; más financiación para el Museo de Prehistoria, la sede asociada del Reina Sofía, y La Pasiega, incluyendo la estación intermodal, y la salida del lobo del LESPRE. Es decir, los 'populares' reclaman al Gobierno de Sánchez unas inversiones que duplican el presupuesto anual de la comunidad para proyectos que ya estaban en la agenda del anterior bipartito PRC-PSOE, en algunos casos incluso iniciados, como la nueva sede del MUPAC.

También reclamará cambios en la política energética para dejar de poner "contra las cuerdas" a las industrias cántabras, sobre todo a las electrointensivas, y un sistema de financiación autonómica que respete el 'status quo' y tenga en cuenta criterios como el coste fijo en la prestación de los servicios, la dispersión y el envejecimiento poblacional. Además, pedirá "soluciones" para los afectados por la Ley de Costas o la transferencia a la comunidad de la gestión de las cuencas de los ríos intracomunitarios, sin descartar otras, como la sanidad penitenciaria o la gestión del Ingreso Mínimo Vital.

Todas estas cuestiones y más las ha enumerado la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga (PP), en la presentación en rueda de prensa de esta agenda reivindicativa, que pretende plantear cara a cara al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una reunión que hoy mismo le va a solicitar por carta.

La idea que la presidenta cántabra le quiere trasladar es que "los cántabros no quieren ser más que nadie, pero tampoco menos". "No voy a consentir que un cántabro sea menos que un catalán", ha aseverado, y ha advertido que no permitirá que se les "relegue" o que paguen "los platos rotos" y la "abultadísima factura" que, según Buruaga, Sánchez "tiene que devolver" a Sumar, ERC, Junts, PNV o Bildu por posibilitar su investidura.

Buruaga ha confiado en contar en su defensa de esta agenda reivindicativa con el apoyo mayoritario de los grupos del Parlamento cántabro y por ello la llevará a la Cámara regional para buscar su refrendo.

INFRAESTRUCTURAS Y OTRAS RECLAMACIONES

Ha reconocido que la agenda reivindicativa de Cantabria es "amplia" porque es "consecuencia de años de abandono del Gobierno central y del fracaso de las reivindicaciones de la coalición PRC-PSOE". Ha advertido que, solo en materia de infraestructuras están "en juego" inversiones por esos 6.900 millones, y ello sin contar con la estación intermodal de La Pasiega. Este dinero, según ha expuesto, se distribuye en once actuaciones: AVE a Reinosa y la duplicación de vías; Plan de Cercanías; tren a Bilbao; tercer carril de la A-8 entre Laredo y el límite con Vizcaya y el de Polanco-Santa Cruz de Bezana en la A-67; la A-73 Burgos-Aguilar, o el nudo de autovías de Torrelavega; la reforma integral del Desfiladero de la Hermida, la del puerto de Los Tornos; la variante de Lanestosa, o la Variante de Potes.

Según Buruaga, estas actuaciones o bien están "escondidas en un cajón acumulando polvo", pendientes de licitar o en el mejor de los casos "con injustificables retrasos". Ante esta situación, reclamará, que el AVE Madrid-Alar del Rey llegue a Reinosa, que se agilice los tramos entre Palencia y Osorno; que se pongan en marcha los dos hasta Alar y que se liciten en 2014 los que discurren por Cantabria. Así, ha reclamado que se adapte el presupuesto al ritmo real de ejecución de la obra y no al revés porque, según ha dicho, de lo contrario la obra no estará hasta 2042, "una tomadura de pelo inadmisible".

Otras reclamaciones en materia ferroviaria son que en 2024 se despeje e inicie la tramitación del tren a Bilbao; que no haya "tomaduras de pelo ni nuevos retrasos" en la modernización de la red de cercanías y en que se cumplan los plazos de los nuevos trenes, que deben estar para 2026, y que se mantenga hasta ese año la gratuidad de los billetes.

Respecto a carreteras, pide "resucitar" el proyecto del tercer carril Laredo-Vizcaya; "agilizar" los plazos y consignar presupuesto para el de Polanco-Bezana; "acelerar" la ejecución de la autovía A-73 Burgos-Agilar; que la reforma del Desfiladero de la Hermida esté en la primera de 2026, y que se "recuperen" los proyectos de Los Tornos, Lanestosa y la Variante de Potes "paralizados desde 2018".

Ya al margen de las reclamaciones en materia de infraestructuras, Cantabria pedirá al Gobierno "más apoyo" para algunas de sus inversiones estratégicas, como el MUPAC, para el que pide otros 11 millones en los Presupuestos Generales del Estado de 2024 para "demostrar que es un Gobierno que no se deja llevar por el sectarismo"; para la sede asociada del Reina Sofía en Santander, instándole a asumir un tercio del coste, o para el centro logístico de La Pasiega, "despejando las dudas" sobre la ejecución de la estación intermodal.

También pedirá al Ministerio de Inclusión Social que "no ponga trabas" a que el proyecto del parque científico de la salud pueda ejecutarse en los terrenos de la antigua Residencia Cantabria y mantenga la cesión de los terrenos a la comunidad "en los términos en los que está".

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

Respecto a la financiación autonómica, Buruaga ha afirmado que "no le gusta" lo último que ha escuchado a Sánchez decir del asunto y hablando del criterio de población ajustada. Y es que Buruaga ha indicado que "la última vez" que Sánchez y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, hablaron de población ajustada en 2021 plantearon una propuesta "que restaba hasta 472 millones" a la financiación autonómica de la comunidad que "en la práctica significaría echar el cerrojo a la autonomía de Cantabria".

La presidenta cántabra ha reclamado "multilateralidad" y "no pactos secretos a dos, detrayendo recursos a los demás para dárselos a los de siempre". "No vamos a permitir que el modelo de financiación autonómica en nuestro país lo decidan Puigdemont ni los nacionalistas porque se tiene que decidir entre todos", ha dicho. Además, ha avisado que las "desigualdades de financiación pueden poner en riesgo la autonomía".

También, y cuestionada sobre la posibilidad de condonar parte de la deuda a las comunidades, Buruaga ha defendido también que es una decisión que debe adoptarse desde la "multilateralidad, el consenso y no a hechos consumados", como a su juicio se ha hecho con el acuerdo PSOE y ERC sobre la quita de 15.000 millones de la de Cataluña.

Como premisa, Buruaga ha defendido que la condonación de deuda "no puede ser una moneda de cambio a la investidura", aunque ha asegurado que si se hace "no va a tolerar que un Cantabria sea menos que un catalán".

Por ello, ha señalado que, si por cada catalán se condonan 2.000 euros de deuda, eso mismo es lo pedirá para los cántabros, lo que elevaría la quita que le correspondería a Cantabria a 1.200 millones, y no los 600 que dijo hace unos días el líder del PSOE, Pablo Zuloaga.

COMPETENCIAS EN CERCANÍAS

Por otro lado, y cuestionada por las transferencias de las Cercanías, una posibilidad que ha abierto el ministro de Transportes, Óscar Puente, a las comunidades tras pactarse la de Cataluña. Buruaga rechaza esa posibilidad para Cantabria al menos por ahora y sin que antes haya una "puesta a punto" de la Red ya que, según ha dicho, asumirla en el "estado ruinoso" en que se encuentra y sin financiación sería una "enorme irresponsabilidad que podría llevar a la quiebra".

El PP pide 6.900 millones en una “agenda reivindicativa” que continúa proyectos del...
Comentarios