jueves 2/12/21
POLÍTICA

Buruaga se convierte en la candidata oficial del PP a la Presidencia de Cantabria

La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, a su llegada a la Convención Nacional del PP
La presidenta del PP de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga, a su llegada a la Convención Nacional del PP

Quince días. Ese es el tiempo que ha permanecido la medallista olímpica y parlamentaria del PP de Cantabria, Ruth Beitia, como candidata del partido conservador a la Presidencia de Cantabria. Los motivos, según un comunicado al que ha tenido acceso este diario, son “estrictamente personales y familiares”. La decisión de la diputada de abandonar la política ha obligado a Génova a tomar una decisión de urgencia para sustituir a su candidata, toda vez que los cabezas de lista de las elecciones autonómicas los elige Pablo Casado. Y el nombre que se ha anunciado ha sido el de la actual presidenta del partido en la comunidad, María José Sáenz de Buruaga.

Con esta precipitada decisión la Dirección Nacional deshace la imposición que había reavivado la tensión generada tras el Congreso Regional del PP autonómico en el que Buruaga fue elegida por una diferencia de cuatro votos sobre Ignacio Diego, y que estuvo marcado por las sospechas de irregularidades y las denuncias ante los juzgados. Lo ocurrido en el Congreso dividió el partido en dos bloques claramente diferenciados entre los que Pablo Casado y su equipo tomaron parte con la designación de Beitia, cuyo mentor en política fue Diego.

La decisión de situar a la campeona olímpica en lugar de a la presidenta del partido en Cantabria a punto estuvo de generar una nueva crisis interna. Como reconocía la propia Buruaga en una rueda de prensa apenas dos días después del nombramiento de Beitia, la decisión de abandonar el partido estaba tomada esa misma noche, pero desde Madrid se le pidió mantenerse en el cargo, algo que finalmente hizo no sin criticar que Génova “no ha escuchado” ni “atendido” la propuesta del PP en Cantabria.

Eso sí, logró arrancar el compromiso de Casado y su equipo para permitir que fuera ella la que confeccionara la lista que acompañaría a Beitia. Tras esta decisión, los acontecimientos de las últimas semanas situaban a Buruaga en una situación compleja. Presidenta del PP en la comunidad, su figura parecía no tener peso específico dentro de los actos internos del partido, como evidenció la Convención Nacional del PP, donde intervinieron tanto la candidata a la Presidencia como a la Alcaldía de Santander, Gema Igual, pero no Sáenz de Buruaga.

Apenas cinco días después de la última intervención pública de Ruth Beitia en la Convención, en la que no mencionó a Cantabria en un discurso de unos tres minutos de duración, y tras unas declaraciones polémicas, ahora su dimisión y su abandono de la política obligan a Casado a elegir a Buruaga.

Comentarios