domingo. 14.04.2024

En unas horas, España sabrá si su futuro durante los próximos cuatro años (por lo menos) continúa la actual senda marcada por PSOE y Unidas Podemos (ahora sería Sumar) o, por el contrario, da un giro radical a sus políticas con un Gobierno central formado, a priori, por PP y la ultraderecha que representa Vox. Sin embargo, estos bloques no parecen haber calado en Cantabria, donde las encuestas no solo no dan unos resultados que apunten a la presencia de estas cuatro formaciones, sino que estiman, incluso, un bipartidismo electoral que parecía desterrado desde hace unos 10 años.

En el caso de nuestra región, los cántabros hemos sido llamados a las urnas para elegir un total de cinco representantes en el Congreso de los Diputados. En los últimos años, estos diputados se repartieron de forma más o menos equitativa entre tres y cuatro fuerzas políticas. De hecho, tenemos que remontarnos a 2011 para encontrar un resultado en el que solo estuvieran las dos principales fuerzas políticas de España. En aquella cita electoral, en la que el PP ‘arrasó’ en las urnas, los ‘populares’ obtuvieron 4 escaños en Cantabria frente a 1 del PSOE.

A partir de ese momento, los diferentes movimientos políticos que surgieron a raíz del 15M y de la llamada nueva política han ido encontrando su hueco en la representación parlamentaria de Cantabria en el Congreso. En 2015, de hecho Podemos y Cs lograron un escaño, el mismo que obtuvo el PSOE, frente a los 2 del PP. Algo parecido ocurrió en 2019, solo que en esa ocasión los partidos que completaron a PP (2) y PSOE (1) fueron PRC (1) y Vox (1).

A priori, las encuestas que han ido surgiendo en los últimos meses, después de que Pedro Sánchez anunciara el adelanto electoral, apuntaban a que el reparto de los cinco escaños de Cantabria sería algo diferente, pero en esos escenarios iniciales había una constante: a PP y PSOE acompañaría un tercer partido, que podía ser Sumar o Vox, pues ambos se encuentran en una estrecha horquilla de votos.

Sin embargo, en las últimas semanas, también durante la campaña electoral, la situación ha variado sensiblemente. Es cierto que existe la posibilidad de que Vox o Sumar logren un diputado (los otros cuatro podrían repartirse de forma equitativa entre PP o PSOE, o inclinarse hacia los 3 del PP y uno del PSOE), pero ha ido tomando fuerza la idea de que el bipartidismo regrese a Cantabria, dejando fuera a las formaciones emergentes y repartiendo los cinco diputados entre los partidos ‘tradicionales’.

De producirse esta situación, la región volvería al escenario de 2011, aunque el resultado podría no ser exactamente el mismo. Algunos sondeos han abierto la posibilidad de que el PSOE pueda aumentar su representación a dos diputados, frente a los 3 que obtendría el PP.

El resultado definitivo se conocerá en cuestión de horas, pero por el momento el voto en Cantabria ya ha aumentado respecto a los comicios generales de 2019, y eso sin contar todavía el voto por correo. A las 18:00 horas, la región era la que más había votado, lo que da una idea de la importancia que la ciudadanía ha dado a estas elecciones del 23J.

El bipartidismo podría regresar a Cantabria con las generales
Comentarios