lunes. 20.05.2024

El cambio climático es una de las mayores preocupaciones del ser humano. El velar por la naturaleza es una tendencia alcista que afecta a todos los sectores industriales. Desde actividades del sector servicios al entorno industrial. El ocio tampoco es ajeno, ni siquiera esos nuevos negocios surgidos a raíz de la evolución de las últimas tecnologías. Un evidente ejemplo son los juegos de azar que se ofrecen en cualquier casino online y que generan un cierto debate acerca de su sostenibilidad.  

¿Y cómo sabemos si una empresa y/o actividad es respetuosa con el medio ambiente? Para responder a esta pregunta nos basaremos en si estas organizaciones cumplen con los compromisos ambientales establecidos desde la Organización de Naciones Unidas (ONU) en los conocidos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); una carta ambiental donde se fijan una serie de buenas prácticas, las cuales también afectan a las empresas meramente digitales.  

Porque ser digitales no sirve de excepción a una contaminación ambiental. El uso de servidores y ordenadores también contamina, tanto del lado de las empresas del sector de los casinos online como de los usuarios, aunque sus niveles de contaminación son exiguos en comparación a una oferta de ocio de carácter físico. No obstante, las nuevas tecnologías consiguen no sólo acelerar los procesadores; asegurar una buena protección de los datos de los usuarios; e incluso una mejor experiencia de usuario centrada en la realidad virtual y aumentada, sino que reducen sus niveles de contaminación.  

Antiguamente, la edificación de un edificio conllevaba una mayor contaminación durante la construcción y durante el mantenimiento, con el gasto eléctrico y consumo de agua, como ejemplo. Ahora, ese consumo es menor y también estas empresas, como cualquier otra, busca la utilización de energías renovables menos contaminantes con nuestro entorno. En términos generales, la utilización de las infraestructuras es más eficiente. Y con un menor también consumo de todo tipo de plásticos.  

Asimismo, el traslado de personas de un sitio a otro también se reduce en comparación a un ocio no tan digital. Y esto se amplifica a la celebración de eventos virtuales, ya sea de presentaciones como de torneos. Ahora, a través de la tecnología, los jugadores profesionales pueden asistir a partidas en cualquier parte del mundo y contribuyendo así a que haya menos emisiones nocivas a la atmósfera.  

Actos solidarios con la naturaleza 

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) se han reducido drásticamente con la irrupción de las nuevas tecnologías y, desde los casinos online, se trabaja en el objetivo de alcanzar la menor contaminación posible, algo que difícilmente se conseguirá en otros sectores industriales de la sociedad.  

Si juntamos beneficios del propio negocio y ahorro de costes, esto repercute en la creación de fundaciones o celebración de actos benéficos, a través de los cuales, algunas empresas trabajan activamente en el cuidado de la fauna y flora, con la realización de varios proyectos medioambientales, como la plantación de zonas verdes en determinados sitios de las ciudades. Y, por qué no decirlo, también porque cuidar de la naturaleza supone un ahorro de costes económicos.  

¿Son sostenibles los casinos online?
Comentarios