domingo. 14.04.2024

Miles de personas entre vecinos y turistas se han congregado este Viernes Santo en Castro Urdiales para asistir a la Pasión Viviente, Fiesta de Interés Turístico Nacional y que este año celebra su 40 aniversario.

Como cada año por Semana Santa, lugares emblemáticos del municipio, como la Iglesia de Santa María, el faro o La Atalaya, se han convertido en escenario de la recreación de las últimas horas de la vida de Cristo.

La última cena; la oración de Getsemaní; el juicio del Senado Judío con la negación de Pedro; el arrepentimiento de Judas; el juicio de Pilato; las tres caídas de Cristo, y la crucifixión, muerte, descendimiento de la cruz y resurrección han sido algunas de las escenas representadas.

En este evento han participado más de 700 actores que han dado vida a los personajes históricos del Vía Crucis y, cuyo papel principal, el de Jesús de Nazaret, ha sido interpretado en esta edición por el castreño Imanol Vilella.

El origen de esta festividad se remonta a 1984, cuando el sacerdote local Luis Campuzano, conocido como el padre Sandalio, reunió a un grupo de personas en el campamento de verano que dirigía para poner en marcha esta iniciativa que se celebró por primera vez en 1985.

En esta edición, la Asociación Cultural Pasión Viviente ha destacado el "enorme interés" que ha habido por participar, "tal vez el más alto hasta a la fecha" ya que a finales del año pasado quedaron agotadas las plazas para todos los papeles.

Como cada año, la Pasión Viviente ha reunido a representantes de diferentes instituciones cántabras, entre las que han figurado la consejera de Cultura, Turismo y Deporte, Eva Guillermina Fernández, acompañada del director general de Turismo, Gustavo Cubero, o la alcaldesa de Castro Urdiales, Susana Herrán, entre otros representantes políticos.

Miles de personas asisten a la Pasión Viviente de Castro Urdiales
Comentarios