sábado 27/11/21

Dice Lorenzo Silva y lo suscribo totalmente,  que para entender la historia de España del siglo XX de la que convalecemos aún, hay que conocer con detalle la del siglo XIX, sobre manera el horror vivido ahora hace cien años en las montañas del Rif. Nada hubiera sido igual –ni la dictadura primoriverista, la caída de Alfonso XIII, la guerra civil-  de no haber aceptado la división de Marruecos realizada por los franceses en la que nos tocó la suerte envenenada de cubrir un colonialismo disimulado por la palabra, protectorado, la parte norte del reino alauita.  De alguna manera lo que siguió fue consecuencia directa de este suceso.

En la comarca del Rif las cabilas fueron irredentas desde siempre. Ni el sultanato de Marruecos pudo con ellos, ni la monarquía actual ya que los rifeños son la única oposición que presenta cara a Mohamed V. Desde  los orígenes fueron independientes y guerreros. En la antigüedad se negaban a pagar los tributos y cuando el sultán enviaba recaudadores para hacer valer su poder eran casi siempre linchados. Los rifeños eran tribus  independientes con gran conciencia nacional que jamás pudieron ser sometidas; una historia que auguraban un fracaso estrepitoso en la tutela española. Muchos años antes, Angel Ganivet premonizaba los males que nos acuciarían, como país, de tomar posesión del regalo envenenado que el colonialismo francés nos hacía. Convendría darse una vuelta por sus escritos sobre el tema.  Bueno, convendría darse una vuelta sobre todo Ganivet y más por los magníficos diálogos epistolares que mantiene con Unamuno.

A principios del siglo XX, España, convalecía de la pérdida del imperio, dolía aún la reciente  derrota  en Cuba y la consiguiente independencia de la isla. Acababa de forma poco gloriosa el imperio en el que no se ponía el sol.  Es posible que dominar el norte de Marruecos cauterizara ligeramente la herida por la que supuraba el orgullo español…O como siempre ocurre, intereses económicos se sobreponían al interés patrio.  Cuando escuchamos la llamada de las grandes palabras: patria, defensa de la nación… lo que de verdad se quiere es defender intereses económicos de particulares. De particulares poderosos, claro está, porque el pueblo va a la guerra como mano de obra  pero el oro jamás se queda en su bolsillo.  Así ocurrió con  el Protectorado de Marruecos. Además de los intereses de la Corona española y la proverbial rapiña borbónica, el Conde de Romanones (una de las fortunas más grandes de la época) poseía intereses en las minas de hierro de Uixán, y le era necesario  transportarlo hasta la península para lo cual debía  construir un ferrocarril que atravesara el territorio rifeño y el ejército español, presto siempre a defender los “intereses” personales de la oligarquía,  se propuso derrotar a las tribus cabileñas ayudando a construir ese ferrocarril tan necesario para el peculio del conde.

Durante el protectorado español, se calcula que más de 40.000 españoles tienen su origen en la zona. Y como ocurre en cualquier colonia, marcharon para allí gente azotada por la crisis que padecía la metrópolis y buscavidas de diverso pelaje.

Los estrategas militares tuvieron diversos avisos  que la misión colonizadora era imposible, y más en las condiciones que se encontraba el ejército en ese momento. No hicieron caso o no tomaron en cuenta los anticipos y se prestaron con ardor guerrero a someter a las cabilas rifeñas con los escasos medios que tenían.  Se conoce muy poco de las batallas y las campañas vividas en esa parte y durante los años primeros del siglo XX, apenas unos apuntes vagos de la historia oficial (cuesta mucho hablar de las derrotas) y malos, muy malos recuerdos de quienes sufrieron la guerra de África.

Quizá una de las causas de la desinformación es que hubo una ley promulgada en 1912 que definía la Redención a metálico. El servicio militar se podía resarcir abonando de 1500 a 2000pesetas de la época por las familias que de esa forma eximían a sus jóvenes de ir a Marruecos. Para hacernos una idea, esa cantidad bien pudiera ser el sueldo de un profesional cualificado durante un año. La ley hacía  imposible que el grueso de la población española depauperada y empobrecida pudiera pagar esa cantidad, por lo que el ejército español estaba formado por batallones de pobres, analfabetos, muertos de hambre que salían de pueblos remotos por primera vez en su vida, mal alimentados y con nula formación. Pocos, muy pocos, contaron su experiencia en el Protectorado de Marruecos, por la sencilla razón de que no sabían leer ni escribir. Los burgueses y la aristocracia, que sí escribían,  se quedaban en casa al calor del hogar sin sufrir penalidades ni guerras.

La Leva era terrible para los jóvenes que permanecían de 3 a 5 años en el mundo perdido del norte de África, entre la barbarie de unas cabilas llenas de odio al colonizador , el deseo de liberarse y la penuria que la corrupción endémica sumía al ejercito en hambre y pertrechamientos escasos les condenaba a una muerte muy probable o a volver mutilados lo que les entregaba a la indigencia el resto de la vida.

Los hombres que marchaban a África lo hacían en alpargatas, sin ropa adecuada, con armamento anticuado -ametralladoras Cok poco eficaces y fusiles Máuser antiguos e inservibles muchos de ellos- y sin apenas instrucción. Indalecio Prieto, en su libro: Con el rey o contra el rey, denuncia que los soldados españoles entran en combate con tan solo un mes de instrucción cuando es obligatorio,  al menos tener tres meses de entrenamiento, sin vacunas y en condiciones físicas esperpénticas.  Hubo denuncias apagadas por el poder de corrupciones terribles que demostraban como se desviaban fondos emitidos para alimentos y vestuario, al bolsillo de los generales en detrimento de los soldados.

Ya en años anteriores las sucesivas Levas habían producido desordenes. Mujeres que se postraban en las vías del tren para impedir la marcha de sus hijos, manifestaciones de protesta ante la injusta elección de quintos -Los jóvenes que no pagaban entraban en un sorteo, y la quinta parte de ellos salían para África, de ahí viene el nombre de “quintos”.En 1909, en Barcelona la desesperación producida por los altos impuestos y las levas provocaron las protestas que desencadenaron la Semana Trágica con las consecuencias conocidas.https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20190719/47314131353/por-que-la-semana-tragica-de-barcelona.html

Entre el 22 de Julio al 9 de Agosto, en la zona de Annual, situado entre la bahía de Alhucemas y Melilla se concentró el grueso del  ejército español, unos 11.500 hombres repartidos entre 9000 españoles y 2500 rifeños adictos a España (supuestamente porque muchos se pasaron en la batalla, incluso estaban infiltrados informando en todo momento a Abdelkrim de los movimientos y el estado del ejercito español) . Al mando de este ejército estaba el general Silvestre, inepto, orgulloso y bravucón que desoyó consejos  y escritos de expertos decidiendo entrar en el Rif. Otro efecto colateral de la guerra en África fue el militarismo surgido en dichas campañas. Los mandos militares se formaron en las campañas africanistas dando origen a mandos bravucones, educados en la impunidad y la barbarie  de un enemigo lejano del control y prestos a cualquier fechoría. Los africanistas que pocos años después cruzarían el estrecho a bordo del Dragón Rapide…pero eso es otra historia.

El inepto general Silvestre, tenía enfrente a un caudillo rifeño, antiguo colaborador de España, periodista y hombre de valía que se convenció de la necesidad de una independencia del RifAbdelkrim El Jatabi, convenció a las diferentes cabilas para unirse bajo su mando. Los rifeños luchaban por su tierra, en su tierra que conocían como a la palma de la mano…con la idea clara de una independencia ante el invasor español que esquilmaba su riqueza y maltrataba a su gente. Como ocurriera años después en Vietnam, no es lo mismo invadir que ser invadido. Los rifeños que conocían el terreno y desde niños las armas formaban parte de su vida. Las cabilas   se enfrentaban a unos pobres diablos que ni sabían cargar el fusil, no hablemos de apuntar, en el supuesto de que el fusil español disparara algo mortífero, además de hambrientos y desmotivados. Al hijo del pueblo perdido de una España empobrecida nada se le había perdido en las montañas del Rif mientras que a las tropas de las cabilas unidas bajo el mando de Abdelkrim les iba la vida en ello.

En el magnífico libro de Arturo Barea, La forja de un rebelde, en el segundo tomo, el protagonista se  pregunta cómo van a civilizar ellos, que no saben leer ni escribir, que comen cebolla con pan y viven embrutecidos por el hambre en aldeas perdidas de la España profunda a los habitantes rifeños.

El general Silvestre avanzó rápido al principio de la batalla, extendió el ejército pensando en alcanzar Alhucemas pero cometió enormes errores de estrategia militar. Los soldados españoles se parapetaban en Blocaos, que eran construcciones sencillas fácilmente penetrables por las balas…Era verano, en la zona se alcanzan los 47 grados  y el agua debía llegar en mulas a diario con un frente extendido de forma absurda porSilvestre. Desde las posiciones rifeñas ni se molestaban en entrar en combate, se agotó a las tropas españolas disparando a los animales pertrechados con el agua que esperaban los sedientos soldados en las blocas. Se les alimentaba con legumbres y latas de sardinas…comida proclive a dar más sed. Durante un tiempo el única agua recibido era la que les tiraba la escueta aviación en bloques de hielo. El tifus hizo mella de casi todos ellos debido a la contaminación del escaso líquido que les llegaba. La desesperación y la penuria más absoluta  prendió con el desanimo.

Abdelkrim El Jatabi, conocía  perfectamente las carencias del ejército español; había servido de traductor durante un tiempo y maniobraba adelantándose a los fallos de estrategia cometidos por Silvestre. Del 17 al 22 de Julio, con solo 5000 hombres que contaba el diezmado ejército español, Abdelkrim decide atacar con los 18.000  reunidos a sus órdenes. Los rifeños estaban frescos, acostumbrados al calor, es su territorio y bien armados. El desastre era previsible.

La derrota fue absoluta, los españoles corrían en desbandada mientras eran  aniquilados por los rifeños. Se rinden las tropas españolas , al mando del general Navarro, puesto que Silvestre se cree que se suicidó o murió en combate, pactando el respeto a las vidas de los soldados. No se cumplió el pacto por parte del ejército rifeño, una vez apresados los derrotados fueron asesinados  sin piedad y con torturas horribles. Meses después cuando se pudo entrar a recuperar los cuerpos, se vio la terrible muerte que habían tenido los hijos del pueblo español. Las tropas de Abdelkrim preservaron la vida de unos pocos soldados  y de algunos  mandos militares para pedir rescate al gobierno español.

Rescate que no se pagó por el gobierno,  del que se hizo cargo un empresario vasco, asciende a más de cuatro millones de pesetas. El rey Alfonso XIII, que había alentado el ataque de forma personal y como se ha demostrado largamente tenía negocios en la zona,  dice una frase que algunos monárquicos niegan pero que tiene visos de realidad. Avisado de la cantidad pagada por el rescate, dijo: “que cara se vende la carne de gallina” refiriéndose a los apresados. Como vemos la genética borbónica siempre fue mezquina y abyecta.

Lo sufrido por los pocos que sobrevivieron apresados fue terrible. Hay libros que recomiendo leer que nos amplían la información espeluznante del desastre, entre ellos el citado antes  de  Indalecio Pietro, Imán de Ramón J. Sender, La forja de un rebelde de Barea…Quizá enterarnos del sufrimiento absurdo de unos compatriotas no les compensará jamás haber muerto en plena juventud pero  a nosotras sí que nos enseña que la historia se escribe con sangre popular para enriquecimiento de una monarquía corrupta y de palaciegos cómplices.

A pesar de la férrea censura de prensa, llegan las noticias del desastre a la Península, haciendo caer el gobierno de Maura y propiciando el golpe de estado de Miguel Primo de Rivera. El escándalo nacional toma proporciones considerables, tanto que se encarga al general José Picasso (tío de Pablo) una investigación sobre lo ocurrido en Annualhttps://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2020-10-24/el-informe-picasso-historia-de-un-hombre-honrado_2801811/

Más de 2.500 páginas escribe en honorable general Picasso detallando  las corrupciones, errores, malversaciones de los mandos militares, incluida la CoronaPrimo de Rivera y el monarca ante la magnitud del informe deciden opacarlo. El informe Picasso jamás ve la luz. De las 2.500 páginas del informe se conservan poco menos de 700 que dan idea del crimen cometido por un poder y unos mandos militares ineptos y ladrones. Una vez consumado el golpe de estado Miguel Primo de Riverase indulta a los condenados por el desastre de Annual,quedando todo cubierto del polvo del olvido.

Abdelkrim El Jatabi, forma la república independiente del Rif con el resto de las cabilas  y durante cinco años mantiene un gobierno que es derrotado por tropas españolas y francesas que de alguna manera restañaron las heridas de la gran humillación de Annual. Se les bombardea con armas químicas -las primeras empleadas en una guerra- aun hoy hay secuelas de aquellas bombas, la población rifeña padece diez veces más cáncer que otras partes del país. La brutalidad de la victoria rifeña es aprendida por las tropas españolas y francesas y devuelven el golpe con más saña si cabe. La guerra emprendida por Abdelkrim fue tomado como ejemplo de otras luchas posteriores como la de Ho Chi Minh o Che Guevara.

En la  batalla emprendida en conjunto las tropas españolas y francesas  está el general Sanjurjo y unos mandos que pasarán a la historia negra de España poco después, Franco, Millán Astray, Emilio Mola, Varela, Queipo de Llano, Berenguer… Todos recalcitrantes africanistas formados entre la humillación y la siguiente victoria donde se produjo el baño de sangre atroz que respondía al perpetrado por las tropas de Abdelkrim.

El jefe rifeño fue apresado por los franceses y años después vivió  el exilio en Egipto. Es considerado en padre del irredentismo árabe. Fue un hombre culto, amante de la libertad, no integrista en absoluto aunque educado en el islam, que supo unificar y liderar a un pueblo que aún hoy sigue dando muchos problemas a la monarquía alauita. Confirmando que el pueblo rifeño no se somete. https://www.lavanguardia.com/internacional/20180627/45433033251/lideres-revueltas-rif-20-anos-carcel-marruecos-alhucemas.html

Como vimos antes, la derrota de Annual propició el golpe de Estado de Miguel Primo de Rivera, que se da para salvar la cara al mezquino y rijoso monarca, Alfonso XIII y tapar las graves consecuencias de sus errores y del estamento militar. El descredito de la monarquía, la compulsión de los tiempos que siguieron producen el triunfo republicano del 14 de Abril…y el resto ya es de sobra conocido.

Cuando años después el  general y director de la Guardia Civil, Sebastián Pozas, en Julio de 1936, leal a laRepública, reparte 15.000 fusiles al pueblo de Madrid, estos hombres saben qué hacer con los fusiles. Conocen muy bien como se carga, como se dispara un fusil de asalto. Con ellos, los veteranos de Marruecos, marchan al Cuartel de la Montaña y defienden Madrid del asalto de los militares africanistas que esta vez no invaden el Rifsino su propio país.

Acabo como empecé. Es probable que de no haber recibido el “regalo” del último atisbo de colonialismo en Marruecos, que la rapiña colonialista de la oligarquía y la monarquía española,  los aconteceres del siglo XX con la guerra civil como culmen, no hubieran ocurrido. Es posible que la historia fuera diferente.

Comentarios